Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Albert Marre, el autor que llevó Don Quijote a Broadway

Con ‘El hombre de La Mancha’ ganó un premio Tony al mejor director

Albert Marre (Manhattan, 1924) se consagró como destacado director de Broadway con El hombre de La Mancha, gracias a su capacidad para adaptar el Quijote de Miguel de Cervantes —respetando las ideas generales del texto original— a un espectáculo que consiguió cautivar al público neoyorquino. Quien esto consiguió falleció el pasado 4 de septiembre a los 87 años.

Albert Eliot Moshinsky, que luego cambió este nombre por el de Albert Marre, comenzó a estudiar Derecho en la Universidad de Harvard. Fue en ese periodo cuando descubrió su verdadera vocación, mientras participaba en la creación de la Brattle Theater en Cambridge (Massachusetts), compañía de teatro dedicada a la representación de clásicos. Abandonó los pesados tratados jurídicos y se volcó en el arte dramático. Tras ver I, Don Quixote, adaptación que llevó a cabo para la televisión el guionista Dale Wasserman, Marre se prestó a llevarlo a Broadway. Para ello confió en las dotes como escritor de Wasserman, quien escribió el libreto para la obra teatral de Marre. La opción era sin duda arriesgada, pero el proyecto siguió adelante, estrenándose por primera vez en el teatro ANTA Washington Square en 1965. La obra se mantuvo en cartel hasta 1971. Por aquel año, la obra ya se había representado 2.328 veces.

El argumento era sencillo: Miguel de Cervantes se encuentra encarcelado a la espera de ser juzgado por la Inquisición. Durante esos momentos cuenta a sus compañeros de celda las aventuras del empedernido lector de novelas de caballería que se cree un hidalgo. La música para la pieza corrió a cargo de Mitch Leigh. En el original, Richard Kiley encarnó a Don Quijote, Irving Jacobson a Sancho Panza y Joan Diener a Aldonza Lorenzo, la labradora convertida en Dulcinea del Toboso en la mente del caballero.

Marre recogió los frutos de su esfuerzo en forma de Premio Tony al mejor director después de quedarse durante años a las puertas de conseguirlo: en 1956 había sido nominado a este premio por la dirección de The chalk garden, y en 1961 Milk and honey, obra sobre la fundación del Estado de Israel, recibió cinco nominaciones a los Tony, aunque ninguna premiaba a su director.

Después de casi dos años en cartel superó a ‘Torrente’ en recaudación

El hombre de La Mancha volvió a ser representado en Broadway en 1972, en 1977 y en 1992. En ese último año se descubrió la fórmula del éxito de Marre. El mismo día en que se celebraba el preestreno de la reposición de la obra de El hombre de La Mancha, se estrenaba en Broadway Don Quijote, fragmentos de un discurso teatral, una adaptación de Mauriño Scaparro. Después de ese día, la obra de Marre se anunció como uno de los platos fuertes de la temporada teatral, mientras que la de Scaparro contó con un público escaso y reducido a los hispanohablantes de Nueva York.

Dejando a un lado que la obra de Scaparro estuvo en las tablas tan solo un día y en español, Marre había hecho más hincapié en convertir el musical en un espectáculo más propio de Broadway, mientras que el primero se centró en mantenerse más fiel al texto original de Miguel de Cervantes.

El crítico Howard Taubman justificó en The New York Times la decisión de Marre de no mantenerse fiel a la literalidad del texto desde el principio: “Uno no espera una completa fidelidad al texto de Cervantes fuera de sus páginas —¿quién lo lee hoy en día?—, pero hay encanto, gallardía y delicadeza en esta reencarnación del Quijote”. Fue ese respeto a los valores quijotescos lo que llevó la obra a España de la mano del productor Luis Ramírez en noviembre de 1997, permaneciendo en cartel hasta enero de 1999 en el teatro Lope de Vega. En ese tiempo obtuvo una recaudación de 12,5 millones de euros, superando al filme Torrente, el brazo tonto de la ley, que hasta ese momento había sido el más taquillero de la historia del cine español.