Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA DE 'EL AMIGO DE MI HERMANA'

Comedia sin proverbio

Su autora, Lynn Shelton, ha visto más Eric Rohmer que Adam Sandler

Mark Duplass, Emily Blunt y Rosemarie DeWitt, en 'El amigo de mi hermana'
Mark Duplass, Emily Blunt y Rosemarie DeWitt, en 'El amigo de mi hermana'

No es demasiado frecuente encontrar en el cine mainstream norteamericano, o en sus zonas limítrofes, una declarada, aguerrida, lúcida y civilizada sensibilidad bisexual como la de Lynn Shelton, cineasta formada en los terrenos del cine experimental que ha conseguido reivindicar un territorio propio dentro de esa modulación mumblecore de la nueva comedia americana presidida por la obra de los hermanos Mark y Jay Duplass. Precisamente la mitad de ese tándem, Mark Duplass, se ha convertido en actor fetiche en los dos últimos trabajos de la cineasta: Humpday (2009), impecable cuento moral sobre la identidad sexual que gira alrededor de dos amigos (heterosexuales) que se plantean fornicar ante las cámaras en una producción de porno amateur, y El amigo de mi hermana,comedia (sin proverbio) que explora las combinatorias afectivas en un triángulo formado por dos hermanas (una de ellas lesbiana) y el mejor amigo de una de ellas.

Sí, da la impresión de que Lynn Shelton ha visto más películas de Eric Rohmer que comedias de Adam Sandler —no conviene desdeñar el filtro europeizante de cierto Woody Allen— a la hora de articular una estética propia que hunde sus cimientos en el conocimiento de la fragilidad y las ambigüedades de la condición humana para dramatizarlas partiendo de la improvisación de sus actores. Una dramatización capturada con una cámara digital, nerviosa, pero capaz de capturar reveladores gestos.

El amigo de mi hermana se abre con la ceremonia de homenaje a un amigo muerto un año atrás, hermano del protagonista (Mark Duplass) y exnovio de su mejor amiga (Emily Blunt). La deriva de la secuencia hacia un cuestionamiento del duelo da lugar a una contenido recital de Duplass que establece el tono de una película que, a partir de ese momento, seguirá las pautas canónicas de la clásica comedia romántica, pero alterándolas sutilmente por dentro, dejando que una sensibilidad europea se infiltre en el conjunto, alterando expectativas e impulsando momentos de verdad. La comedia no tarda en convertirse en un ejercicio de cámara, con tres personajes encerrados en un refugio de montaña que se convierte en el ring para tantear nuevas formas de relación y proponer nuevas caligrafías para un microvodevil para tiempos de roles difusos y afectos fluidos. El amigo de mi hermana se camufla como película discreta: mucha mejor opción que la de pecar de fatua arrogancia, porque estamos ante una obra impecable, de una autora en feliz fase de afinamiento de registros

 

EL AMIGO DE MI HERMANA

Dirección: Lynn Shelton.

Intérpretes: Mark Duplass, Emily Blunt, Rosemarie DeWitt.

Género: comedia. EE UU, 2011.

Duración: 90 minutos.