Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA: 'LOS MERCENARIOS 2'

Más puede ser menos

Se notan los millones de dólares de más y se nota la buena mano de Simon West, relevo de Stallone en la dirección

Hace dos años, Sylvester Stallone, que dirigía, escribía y protagonizaba, resucitó a la casi totalidad de mitos en decadencia o en formol del cine de acción con Los mercenarios, ejercicio de nostalgia para regocijo del fanático que, quizá por sorpresa, se convirtió en un éxito. Ahora, con los bonos extra de Jean-Claude van Damme y Chuck Norris (los únicos que faltaron a aquella cita, porque con Charles Bronson la resurrección no vale solo como metáfora), la colección de cromos al completo regresa con una película menos autorreferencial, menos paródica, más seria (entre comillas) y con más presupuesto, aunque igual de abyecta: más que ante una oda al patriotismo o al militarismo, estamos ante un homenaje al mercenarismo (y perdonen el término), como si la película hubiese sido financiada por Blackwater.

Se notan los millones de dólares de más y se nota la buena mano de Simon West, relevo de Stallone en la dirección, para esas secuencias de acción tan vacías como ruidosas. Aquí los chistes autoparódicos se concentran en el último tercio y el guion, a pesar de la simpleza de su engranaje, se sostiene mejor que en la primera gracias a unos diálogos, de spaghetti western, basados en la sentencia. Algo que, paradójicamente, puede ir en perjuicio de la película, porque buena parte de los fans quizá lo que busquen no sea tanto la subida de la calidad como la posibilidad de carcajearse con los mitos, de los mitos y, por qué no, de ellos mismos.

 

LOS MERCENARIOS 2

Dirección: Simon West.

Intérpretes: Sylvester Stallone, Jason Statham, Jean-Claude Van Damme, Dolph Lundgren, Chuck Norris.

Género: acción. EE UU, 2012.

Duración: 103 minutos.