Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venus se ha puesto a dieta

Anna Utopia Giordano ha hecho adelgazar a las protagonistas de cuadros emblemáticos de la historia del arte para investigar sobre el cuerpo

'La alegoría del triunfo de Venus', de Bronzino, junto a su imagen adelgazada, realizada por Anna Utopia Giordano Ver fotogalería
'La alegoría del triunfo de Venus', de Bronzino, junto a su imagen adelgazada, realizada por Anna Utopia Giordano

Si Rubens hubiera nacido en la segunda mitad del siglo XX, muy probablemente, la belleza de sus Tres Gracias sería bien diferente de la que despliega su trío de blondas figuras rubicundas y de carnes rollizas. Los cánones estéticos cambian con los tiempos, eso es un hecho. Y lo que Anna Utopia Giordano propone es un juego sobre esa mirada al esplendor femenino en las grandes obras de arte. Un brochazo con el Photoshop y… ¡listo! De saludables muchachas de formas curvas y sinuosas, las protagonistas de cuadros emblemáticos inspirados en Venus como diosa del amor y la belleza, como la Venus de la Espuma, de Botticelli, o la Venus del Espejo, de Velázquez, se convierten en aprendices de modelos en la era de la delgadez como estilo de vida.

“La prensa y el público han visto muchos mensajes en esta serie sobre los cambios en el canon estético, como la anorexia u otros desórdenes psicológicos, o el uso exagerado del Photoshop en el mundo de la moda… pero en realidad por mi parte no hay ningún mensaje concreto, sino que lo que hago es investigar sobre el cuerpo: creo que tenemos un cuerpo y una percepción de él en nuestra mente, y a partir de ahí podemos elegir cómo ser y cómo vivir”, explica la artista.

'Venus Anadiómena', de Ingres, junto a su imagen adelgazada, realizada por Anna Utopia Giordano ampliar foto
'Venus Anadiómena', de Ingres, junto a su imagen adelgazada, realizada por Anna Utopia Giordano

Giordano, italiana, es, además de artista plástica, estudiante de epistemología y filosofía de la lógica, poeta, modelo fotográfica y actriz. Aunque la primera definición que da de sí misma es la de “ser humano”. Una respuesta emparentada con la que suelta cuando se le pregunta por cómo se le ocurrió la idea de realizar esta serie de fotografías: “Porque vivo en nuestra sociedad”.

Su campo de investigación en el Proyecto Venus, que también se expande a My Social Generation –a saber, “el cuerpo y la percepción personal, así como la mente”-, traza, como ella misma señala, “un camino difícil”. “Especialmente porque analizar ciertas dinámicas abre mi caja de Pandora. Paso por periodos muy oscuros en los que me enfrento a asuntos complicados, y este es uno de ellos. Tengo nauseas constantemente durante unos días, pero una vez nace mi proyecto artístico, vuelvo a ser libre”.