Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Los Simpson’ gana #GuerraDeSeries

Los dibujos animados de Matt Groening ganan el 'campeonato de series' organizado por EL PAÍS

Homer, Marge, Bart, Lisa y Maggie derrotan a los guerreros de 'Juego de tronos'

‘Los Simpson’ gana #GuerraDeSeries

Si sabes que en el monte Swartzwelder hay un lagar de sidra; si recuerdas que el equipo de béisbol de los Isótopos, que juega en el estadio Nacional de Guerra, no ha ganado nada en los últimos 30 años, si tu parque de atracciones favorito es Jardines Duff; si al oír la frase "la circonita más grande del mundo" apuntas: "Está en el Museo Springfield y vale 27 dólares"; si sabes que Maggie solo ha dicho dos palabras en 23 años; si puedes deletrear de memoria Apu Nahasapeemapetilon y si consideras que el Día del Apaleamiento debería entrar en el calendario oficial español de festivos, tu serie es Los Simpson y, desde luego, seguro que la has votado en la #GuerraDeSeries.

Hace tres semanas, la sección de Cultura de EL PAÍS comenzó una competición en la que los internautas decidían quién ganaba esta sencilla pregunta: ¿cuál es tu serie favorita? En el concurso entraban como candidatas 16 series internacionales con menos de 30 años de antigüedad, y abrimos además una repesca —tras pediros a través del Facebook de El País Semanal— vuestras series favoritas no incluidas  para que entrara una más (ganó Breaking bad). Así, en combates directos que duraban 24 horas  (octavos de final, cuartos y semifinales), unas se han enfrentado a otras sin mayor pretensión que la de conocer cuál es esa serie que el lector de EL PAÍS lleva en el corazón.

Y la respuesta, tras 370.610 votos en estas tres semanas, ha sido Los Simpson, que ha derrotado a Juego de tronos después de un último enfrentamiento de 50 horas. En concreto, con el 60,82% de los votos frente al 39,18%. De los 34.289 lectores que han entrado en la encuesta, los habitantes de Springfield se han llevado 20.854 votos y Juego de tronos, 13.435. Ha sido curioso: la más longeva de las participantes contra la recién llegada. Por el camino la familia amarilla ha eliminado a Hermanos de sangre, a Twin Peaks (por cierto, las dos series tienen un lazo en común, el número de prisionero 24601, y mejor no desvelar más) y, en su votación más ajustada, a The wire. Duros rivales, clásicos de la televisión. Pero Los Simpson es una potencia de la pequeña pantalla: cada semana, 150 millones de personas disfrutan de la serie... sobre todo de espectadores que ven capítulos repetidos (claro, que un episodio de la serie se emite cada media hora en alguna parte del mundo). A cada estreno en EE UU, los domingos por la noche, se conectan unos ocho millones, de acuerdo con datos de la consultora Nielsen. Son 23 años, más de 500 capítulos (llegaron al medio centenar el pasado febrero), una máquina de hacer dinero para el canal Fox (que ya ha ganado 3.400 millones de euros con este producto).

Como escribió Iker Seisdedos en la primera defensa de la serie, "Los Simpson es, como el buen pop, las películas de serie B y ciertos cuentos infantiles, pura subversión contracultural en horario de máxima audiencia [...] Hay series más adictivas, más salvajes, más sinuosas en la administración de los tiempos (sobre todo ahora que la vieja fórmula de la trama autoconclusiva parece tan superada), pero siempre nos quedará Springfield". Si aún queda alguien que no ame esta serie de 22 minutos por entrega, habrá que recordarle las sabias palabras del doctor Julius Hibbert, médico de la localidad: "No hay razón en esta verde tierra divina por la que no se pueda sobrevivir a un viaje a Springfield". Cualquier famoso de postín ha aparecido en un capítulo de este programa creado por Matt Groening: al principio era un halago, después todos suplicaban por aparecer amarillos y con cuatro dedos. Y algunos incluso viven allí, como Paul McCartney, que disfruta de un jardín en la azotea del Badulaque.

Aunque Juego de tronos ha sido un digno rival, vosotros habéis elegido Los Simpson. Y esta #GuerraDeSeries nos ha permitido, como último placer, ver otro gran combate: Carlos Boyero peleándose con Carlos Boyero. A esto, Homer Simpson lo calificaría con su clásico: "Ouch".

Más información