Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU persigue en el extranjero a los responsables de páginas de enlaces

La Casa Blanca pide la extradición de un joven de 24 años por abrir una página de enlaces

El estudiante se enfrenta a 10 años de cárcel en Estados Unidos

El fiscal general [ministro de Justicia] Eric Holder, el 10 de julio
El fiscal general [ministro de Justicia] Eric Holder, el 10 de julio AP

Los fiscales del Gobierno de Estados Unidos que persiguen las páginas de intercambio de obras protegidas por derechos de autor no conocen ya fronteras. Han hecho, en concreto, de un caso específico en Gran Bretaña, un ejemplo y una advertencia para todos aquellos que faciliten la descarga de películas, canciones o libros norteamericanos. El Departamento de Justicia de Barack Obama ha solicitado la extradición, ya aprobada, del joven estudiante de 24 años Richard O’Dwyer, que en 2008 abrió la página TVShack.net, que contenía enlaces a sitios de descargas. Ahora se enfrenta a 10 años en una cárcel norteamericana.

El Gobierno británico ha aprobado la extradición de O’Dwyer, quien ha apelado la decisión y podrá exponer sus argumentos en una audiencia que tendrá lugar después del verano. El caso comenzó en Nueva York en 2010, cuando un juzgado federal de Manhattan anunció el cierre de siete páginas que infringían los derechos de autor de películas norteamericanas. Entre ellos se hallaba el dominio TVShack.net -ya clausurado por las autoridades-, que estaba registrado en Norteamérica, algo que le dio a los fiscales la oportunidad de solicitar la extradición de su comprador, O’Dwyer.

Según definen los documentos legales del Departamento de Justicia que ha obtenido este diario, TVShack.net era “un sitio web de enlaces, que se anunciaba como un portal de intercambio de archivos de vídeo de fácil uso”. “La página de inicio de TVShack.net contiene una lista de siete programas de televisión y películas -todos protegidos por derechos de autor y difundidos por TVShack.net sin autorización- que eran los más populares entre los usuarios de esa página web”, añadía. Algunos de los títulos a los que se enlazaba: El equipo A, Iron Man 2 o Sexo en Nueva York 2. Los fiscales estiman que el portal recibía 486.000 visitas al mes.

Este caso es sólo una muestra de la nueva y agresiva estrategia de persecución de la piratería en la Red por parte de la Casa Blanca, según la cual los fiscales norteamericanos buscan activamente a aquellos que faciliten el intercambio de archivos también en el extranjero. EE UU busca juzgar a Kim Dotcom, el fundador de la célebre -y también clausurada- página Megaupload. El pasado miércoles, Dotcom se ofreció a viajar por iniciativa propia a Norteamérica para evitar un largo proceso judicial de extradición en Nueva Zelanda, donde se halla en arresto domiciliario.

Dotcom hizo millones con Megaupload. O’Dwyer ganó 230.000 dólares (188.000 euros) en dos años, gracias a ingresos por publicidad, según fuentes de la fiscalía norteamericana. Se considera lucro por violación de los derechos de autor, y por ello se le puede castigar, si se le considera culpable, con hasta 10 años de cárcel. EE UU pidió la extradición en 2010 y la policía británica la comenzó a tramitar inmediatamente.

O’Dwyer ha preferido luchar. Él no habla con los medios, por asesoramiento de sus abogados, pero su madre expresa las opiniones familiares en un blog. En él dice: “lucho contra el Gobierno de Reino Unido, que asiste al de EE UU en la extradición de mi hijo, violando una ley que mantiene que la prueba de la criminalidad dual -ocurrida en dos países- requiere que la conducta sea criminal en ambos países”. Los abogados de O’Dwyer mantienen que abrir una página de enlaces no es delito en Reino Unido.

A la familia O’Dwyer le ha asistido una buena parte de la comunidad de internautas. Más de 230.000 personas han firmado una petición en Change.org para que Londres detenga la extradición de O’Dwyer. El fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, ha escrito una carta abierta de apoyo al joven, en la que dice: “O'Dwyer no es un ciudadano de EE UU, y ha vivido en el Reino Unido toda su vida. Su sitio web no se creó allí, y la mayoría de sus usuarios no eran de EE UU. EE UU está tratando de encausar a un ciudadano de Reino Unido por un presunto delito que tuvo lugar en territorio de Reino Unido. Internet, en su conjunto, no debe tolerar la censura como respuesta a las meras alegaciones de infracción de derechos de autor”.

El Gobierno norteamericano estima en 25.600 millones de dólares anuales las pérdidas infligidas por la piratería a la industria cinematográfica de EE UU, que emplea, aproximadamente, a 2,4 millones de personas, según cifras del Departamento de Comercio de 2010. El Departamento de Justicia mantiene que, cada año, se pierden 375.000 puestos de trabajo debido a la falta de ingresos que provoca el intercambio ilícito de archivos.