Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cine español recaudó en el extranjero el doble que en casa en 2011

La FAPAE asegura que en 2011 se ingresaron 185 millones de euros fuera y 93 millones en España

Los creadores insisten en la mala imagen patria.

Los productores españoles creen en la importancia de salir a coproducir

La venta de entradas del cine español en el exterior se duplica gracias a la nacionalidad española de ‘Midnight in Paris’ y ‘Un dios salvaje’

Un fotograma de 'Midnight in Paris', de Woody Allen y de producción española. Ampliar foto
Un fotograma de 'Midnight in Paris', de Woody Allen y de producción española.

El doble fuera que en España. El cine español recaudó en el extranjero en 2011 casi el doble de entradas, 185 millones de euros y 30 millones de espectadores, que en España, 93 millones de euros, es decir, 98,9% más. Son datos ofrecidos por la FAPAE, la Asociación de Productores Audiovisuales de España, esta mañana en el desayuno que cerraba los tres días de Madrid de Cine, un mercado realizado en Madrid para compradores internacionales de cine. Agustín Almodóvar, productor de La piel que habito, recogió el Premio a la película española con mayor repercusión. Curiosamente, esos 185 millones son el doble que en 2010, cuando la recaudación fue de 90 millones.

En 2011 se produjeron en España 199 películas (62 de ellas, documentales), en un mercado, el europeo, con 1.285 películas. Es decir, es el cuarto país europeo en producción y el noveno mundial (tres puestos por debajo del año pasado). En cuota de mercado nacional, la cosa va peor: el año pasado fue de un 15%. Así que, de 57 territorios estudiados, España ocuparía el puesto 27, según los datos de la empresa Rentrak. En cuanto a venta de entradas, España es el 14º mercado mundial, con 95,6 millones de espectadores. Como asegura Pedro Pérez, presidente de FAPAE, “nos quieren más fuera que dentro”. Aunque también avisó del momento delicado del cine. “Debemos vender más fuera, porque corremos el riesgo de caer en un cine marginal, lo que no corresponde para nada con la historia de la cinematografía española”.

Fuera de España, se han exhibido 110 películas (un 20,9% más con respecto a 2010, que fueron 91). El país con mayor presencia española ha sido México, con 36. Detrás queda Francia, en donde ha habido 25 estrenos españoles.

Por mercados, Biutiful, de Alejandro González Iñárritu, se distribuyó en 39 mercados, y Midnight in Paris, de Woody Allen, en 33 países. Ambas son producciones españolas. Y aunque el premio FAPAE-Rentrak a la película con mayor repercusión internacional fuera para La piel que habito, la más vista ha sido otra: Midnight in Paris, la española más vista en 14 países. Cinco títulos han superado los cinco millones de euros en recaudación mundial: Midnight in Paris, La piel que habito, Un dios salvaje, Biutiful y Los ojos de Julia.

Que el filme de Allen sea español por su producción, y que sea en inglés, como Un dios salvaje, de Roman Polanski, junto con el estreno de un título de Almodóvar son las tres principales razones de que se haya duplicado la taquilla española en el exterior. Solo en Estados Unidos, Midnight in Paris recaudó casi 45 millones de euros, una cuarta parte del total del cine español en todo el mundo.

Los resultados se anunciaban tras otro desastroso fin de semana en la taquilla española: el top 20 sumó solo 3,5 millones de euros, cuando, por comparar, el último Torrente ganó en su primer fin de semana ocho millones.

El primer trimestre del año la taquilla española ha caído un 18,8% , según Arturo Guillén, presidente de Rentrak España y vicepresidente europeo. Abril fue mejor, pero mayo volvió a hundir las cifras. Guillén lo achaca a tres razones: la crisis económica; el buen tiempo de este primer trimestre –“solo ha llovido un fin de semana, y en enero eso hace daño”; y el fracaso de los blockbusters, “que están funcionando por debajo de las expectativas”.

Gonzalo Salazar-Simpson, presidente de los productores de cine, ha destacado el remonte de la producción de cine en España. Si el primer trimestre de 2012 cayó un 36%, en abril ya solo se ha quedado en un 17%: las razones, según Salazar-Simpson, están en que por fin se ha cerrado el acuerdo de producción con el ICO (Instituto de Crédito Oficial) y ya está más clara la futura política cinematográfica del gobierno, “aunque la incertidumbre económica sigue sin aclararse”. El productor insistió en su mensaje del año pasado: “No solo exportar más, sino coproducir más con el extranjero, buscar temas globales, realizar acuerdos de ventas internacionales antes de rodar”. En el fondo, es cambiar el concepto inicial: pensar en el extranjero desde el inicio, “irnos fuera desde el guion”.

El director Enrique Urbizu, padrino de las jornadas de Madrid de Cine, habló como parte del sector creador: “Los gobernantes están olvidando la importancia de la educación y de la cultura como territorio común. No se puede menospreciar el bien cultural, y deberíamos crecer intelectualmente además de económicamente”. Y apuntó cierta dejadez política en la lucha contra la piratería. Pero no quiso dejar un mensaje final pesimista. “Hay mucho talento. Estamos acostumbrados a las penurias crematísticas, y cuando ven fuera nuestras películas se sorprenden de nuestros bajos presupuestos. La solución no es la autogestión, pero hay gente que se está lanzando a ella. Tengo fe en la cantidad de ideas que bullen en los jóvenes directores. Somos una cinematografía muy muy apetecible. Sí, nos quieren más fuera que dentro, pero eso parece una seña de identidad de lo español. Ya Quevedo se quejaba de ello”.

Finalmente el productor Agustín Almodóvar recogió el premio a la película española de mayor repercusión internacional (se vota por los productores entre filmes con mayoría de producción española y que se haya estrenado al menos en cinco territorios y haya recaudado como poco un millón de euros) para La piel que habito, de manos de Urbizu. Su hermano Pedro faltó a la cita por prescripción médica. El filme de los Almodóvar lleva ya ganados en total 35 millones de euros. “La obra de Pedro Almodóvar es fundamental en el exterior. Es uno de los primeros embajadores de la marca España, y jamás ha abandonado el español como idioma en su cine”, remató Pedro Pérez. Almodóvar, con el premio en la mano, recordó que La piel que habito se ha estrenado en 42 territorios, “y que con solo ventas internacionales ya hemos financiado Los amantes pasajeros, sin abandonar nuestros valores identitarios”.