Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Salgari a Bat Pat

La tierra de Salgari y Collodi sigue dando autores de prestigioso no solo celebra la feria de literatura infantil más importante de Europa sino que también ha dado buenos autores y populares personajes contemporáneos

Detrás de personajes literarios con nombres tan anglosajones como Geronimo Stilton, Bat Pat o Will Moogley se esconden autores italianos. Es la gran potencia de literatura infantil en la sombra. En Bolonia, tierra de Emilio Salgari o Carlo Collodi (Pinocho), se celebra la feria comercial más importante para niños de Europa. Y de hecho, muchos escritores infantiles alpinos comienzan ya a abrirse un hueco en el mercado español. “En Italia hay tantas series para niños que Bat Pat es una de tantas, pero aquí en España, por lo que me cuentan, no hay muchas”, contaba Roberto Pavanello. El profesor milanés tardó mucho en aparecer con su firma en la portada de los Bat Pat, de los que Beascoa ha publicado ya 22 números y vendido más de un millón de ejemplares. Para enganchar a la audiencia femenina, ahora se edita también El trío Beta, protagonizado por tres hermanas del pequeño murciélago.

Pavanello escribió antes en la sombra para Geronimo Stilton (Destino Infantil), del que desde 2003 se han publicado 47 títulos —el último, El misterioso caso de los juegos olímpicos— amén de otros libros con el sello del ratón periodista que suman más de ocho millones de libros vendidos. Costó destapar a su creadora —a las presentaciones acude el roedor—, pero ya se sabe que es Elisabetta Dami, hija de un editor. De la misma factoría acaba de llegar la adolescente Valentina (editorial Romana), de Angelo Petrosino, un fenómeno del que en su país se han vendido ya dos millones de ejemplares (Valentina… ¿eres famosa? y Valentina El primer beso… nunca se olvida).

Con menores ventas pero continuas funcionan también otras sagas en español. Pierdomenico Baccalario es el padre literario de Will Moogley (Molino), un joven que trabaja en una agencia de alquiler de fantasmas. En la misma editorial se edita Las chicas del Olimpo, de Elene Kedros, y las sagas fantásticas Wunderkind, de G. L. D’Andrea, y La chica del dragón, de Licia Troisi. Y no hay que olvidar un clásico, el pedagogo Gianni Rodari, premio Hans Christian Andersen 1970, del que Juventud acaba de rescatar sus Cuentos por teléfono, con ilustraciones de Jordi Saludes.