Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El troglodita polifacético

'El Cavernícola', representado por Nancho Novo, cumple mil funciones en el Fígaro de Madrid

El actor publica además una novela, 'Despertar'

El actor, cantante y novelista Nancho Novo.
El actor, cantante y novelista Nancho Novo.

Aunque ha conseguido llegar a las mil funciones, repartidas a lo largo de tres años sobre las tablas a razón de cinco días por semana -sesión doble los sábados-, le quita hierro al asunto. ”En realidad, el éxito de la obra ya viene precedido por el que ha tenido en todo el mundo. Por ejemplo, el otro día en Youtube veía en un vídeo cómo le daban una placa a la representación de México por haber llegado a las 2.700 representaciones, y en EE UU casi han llegado a 10.000”. Y no exagera: El Cavernícola, una comedia del autor estadounidense Rob Becker sobre la guerra de sexos, es el monólogo más representado de la historia de Broadway (en Nueva York, el alcalde Rudolph Giuliani incluso cambió en 1996 el nombre de la calle West 44 por el de Caveman Way en su honor), además de haber viajado por todo el mundo traducida a más de 30 idiomas. Él, Nancho Novo, es el responsable de la función madrileña, que se representa en el teatro Fígaro de la capital.

Como celebración por haber alcanzado las cuatro cifras, el pasado día 26 de abril el Fígaro invitó a cien parejas a la función, 50 recién casadas y otras 50 con las bodas de oro cumplidas, para iluminarles sobre los malentendidos que jalonan las relaciones entre hombres y mujeres. Lo que vieron, no obstante, no es exactamente lo mismo que escribió Becker hace ya más de 20 años. “En nuestra versión hemos hecho un viraje hacia un lado más feminista, con una mayor autocrítica hacia el hombre”, cuenta Novo, “porque el original, aunque no te diré que era machista, sí que tenía un tufillo obsoleto para este país. Seguramente las mujeres me lo habrán agradecido”, dice divertido. Y según cuenta, no son solo ellas las que ganan con los cambios: es el público al completo. “El representante de El cavernícola en todo el mundo, que ha visto todas las funciones, vino a ver la nuestra y dijo que era la mejor”, asegura entre risas. “A lo mejor se lo dice a todos, pero la verdad es que me hizo mucha ilusión”.

Con los mínimos recursos escénicos, y con un solo hombre sobre las tablas, El cavernícola, que también se encuentra en cartel en el Alexandra teatre de Barcelona, de la mano de Josep Julien, consigue de algún modo tener a los espectadores enganchados. “Es porque el autor ha dado con una clave muy espontánea y a la vez muy elaborada”, se aventura a explicar el actor. ¿Y qué hay de su aportación personal? “Nosotros hemos adaptado el texto a las circunstancias sociales y al lenguaje de este país, eso es importante”, señala. Para esquivar la posibilidad de que después de tres años sobre las tablas el trabajo acabe convertido en rutina, Novo tiene su receta personal. “Un actor tiene que reciclarse todos los días, hay que activarse como si fuera el primer día”, apunta. “No te digo que no haya habido funciones malas, por cuestiones personales o de salud, pero el 99% de las veces me lo he pasado bien”.

Portada de 'Despertar', la segunda novela de Nancho Novo
Portada de 'Despertar', la segunda novela de Nancho Novo

De actor a autor

Aunque la empresa parece absorbente, lo cierto es que el también músico y director teatral ha rascado tiempo para dar rienda a otra de sus múltiples facetas: la literatura. El próximo 22 de mayo se presenta Despertar (Bartleby Editores), una novela en la que ha invertido sus tardes libres, compartidas “con la educación de mi perro”, se ríe. "Es un libro con giros inesperados, que conjuga la ficción con la realidad  de manera divertida, y que tiene un doble final que deja muy buen sabor de boca", adelanta su editor, Pepo Paz. La trama, explica Novo, sigue el desarrollo de un chaval que deja de serlo en algún punto entre 1978 y 2036. “El personaje, Jaime, tiene una fantasía sexual desde adolescente, y al final la fantasía se acaba enamorando de su creador”. Entretanto, la vida real transcurre entre el Santiago de los 70 y el Madrid de a partir de los 80. “Que son épocas y lugares que conozco, que son mi mundo”, señala Novo. “Pero los personajes son todos inventados, y provienen de un cuento que escribí hace tiempo”.

Además de aquel cuento, junto a varios otros, Novo ya había pergeñado otra novela, “y nueve o diez comedias de teatro”. “Es un impulso que tengo hace mucho tiempo, escribía antes de ser actor. Aunque es una tarea penosa, dolorosa, solitaria, es también muy gratificante”. Entre tantas actividades –la actuación, la escritura, la música (es el guitarrista de la banda de rock Los castigados sin postre), la radio (donde colabora semanalmente en el programa de la Ser Hoy por Hoy)…, parece difícil poder decantarse por alguna. Pero Novo sí lo tiene claro: “Soy un actor, pero un actor que también se dedica a otras cosas”.