Kim Dotcom se sentía asediado por las discográficas de EE UU

El fundador de Megaupload estaba preparando un servicio de descargas musicales, bautizado Megabox, que aspiraba a rediseñar el sistema de distribución de canciones

El alemán Kim Dotcom, fundador de la popular página de descargas Megaupload, en prisión preventiva en Auckland, Nueva Zelanda.
El alemán Kim Dotcom, fundador de la popular página de descargas Megaupload, en prisión preventiva en Auckland, Nueva Zelanda.EFE

En las semanas previas a la detención de Kim Dotcom, fundador de la página web Megaupload, su empresa, ahora cerrada por el FBI, estaba preparando el lanzamiento de un servicio de descargas musicales, bautizado como Megabox, que aspiraba a rediseñar el sistema de distribución de canciones. Además, ese servicio iba a permitir a los artistas obtener un beneficio directo por esas descargas, al margen de las empresas productoras y distribuidoras tradicionales. El propio Dotcom llegó a expresar en algún punto que las discográficas buscaban represalias contra él por esos planes.

En diciembre, Dotcom escribió un artículo en la página web Torrentfreak, con la que se comunicaba habitualmente, en el que decía: “UMG [Universal Music Group] sabe que vamos a competir con ellos con nuestra propia empresa musical llamada Megabox.com, un sitio que les permitirá a los artistas vender sus creaciones directamente a los consumidores y quedarse un 90% de los beneficios”. El FBI no ha aclarado si su investigación la originó una demanda de las discográficas.

Dotcom se halla ahora detenido en Nueva Zelanda, junto a tres asociados, esperando una decisión judicial sobre su extradición a Estados Unidos, donde el Departamento de Justicia ha presentado una demanda de cinco cargos por piratería, asociación criminal y lavado de dinero, penados con entre cinco y 20 años de prisión cada uno. Otras dos personas han sido arrestadas en Europa.

Durante los meses previos a su arresto, Dotcom había cortejado a la industria musical, sobre todo a productores y cantantes de hip hop, para que le apoyaran en su nuevo producto. Kanye West, Snoop Dogg, Alicia Keys, Will.i.am y Sean Diddy Combs llegaron a grabar un vídeo con una canción promocional llamada Megaupload Mega Song. En la demanda de los fiscales de EE UU, se llega a decir que Dotcom pagó 185.000 dólares (142.000 euros) por la producción de ese vídeo.

La empresa Universal Music Group ordenó que se retirara el vídeo de YouTube, alegando que muchos de esos artistas tenían contratos con ella. Megaupload respondió que había firmado acuerdos con todos y cada uno de aquellos cantantes, y que la canción era un tema original. Hoy el vídeo sigue en YouTube. En sus esfuerzos por obtener el respaldo de los artistas al margen de las empresas discográficas, Dotcom llegó a otorgarle a Kasseem Deam, alias Swizz Beatz, marido de Alicia Keys, un puesto directivo en su empresa.

En el artículo publicado en Torrentfreak, Dotcom se presenta como un empresario con ideas revolucionarias asediado por la discográfica Universal. “Deben entender que en algunos sellos discográficos mandan dinosaurios arrogantes y anticuados que han estado en este negocio durante 1.000 años. Esos tipos piensan que un iPad es un tratamiento facial, que Internet es el demonio y que los teléfonos fijos aun son modernos. Están en una fase de rechazo sobre las nuevas realidades y las nuevas oportunidades”, dice.

“No se enteran de que la era del timo ya ha pasado. Los artistas están más enterados hoy que nunca sobre cómo se les tima y cómo los grandes sellos sólo velan por sus propios intereses”, añade. El FBI investigó a Dotcom y a otros asociados por facilitar la distribución y descarga de copias ilícitas de material protegido por los derechos de autor. Estima ese cuerpo judicial que originó pérdidas a las empresas del entretenimiento por valor de 500 millones de dólares.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS