Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A subasta el último premio Max de la Crítica

El Festival Don Quijote de París, de teatro, música y danza, vende su 'Manzana con antifaz' de Joan Brossa para poder sobrevivir

El teatro nació con la democracia, pero es la democracia la que está poniendo en serio peligro la creación escénica. El último ejemplo lo encontramos en un certamen pequeño y humilde, pero eficaz, de prestigio y solvente: el Festival Don Quijote de París que, desde hace 20 años, muestra en la capital francesa lo mejor de los nuevos creadores teatrales, además de espectáculos de música y danza, fundamentalmente de España, y en menor medida montajes de Iberoamérica. Una labor que este año ha recibido el premio Max de la Crítica, los galardones más populares que se otorgan en España a las Artes Escénicas.

Pero la muestra, que necesita 250.000 euros para poder sostenerse, cantidad muy pequeña si se compara con otros festivales similares, este año sólo tiene 86.000 por lo que la dirección del festival ha decidido sacar a subasta la famosa Manzana con antifaz de bronce diseñada por el desaparecido poeta visual Joan Brossa, que recibió al entregársele el premio la pasada primavera en Córdoba. Los organizadores de este certamen, que desde que se inauguró suele colgar el cartel de entradas agotadas en casi todas sus representaciones, han puesto como precio de salida 30.000 euros.

Este evento singular para la dramaturgia y la lengua española en un país no hispano hablante ha decidido subastar el premio ante la situación de recortes y suspensión de ayudas para sufragar los gastos de gestión y organización que las compañías invitadas necesitan y cubrir el déficit anunciado en esta simbólica edición.

Luis Jiménez, director del evento, señala que se le han retirado al 100% las ayudas de la Dirección General de Políticas e Industrias Culturales, así como las ayudas de Acción y Promoción Cultural y las del Ministerio de Cultura español y del francés. Además en todas las demás ayudas directas acordadas ha habido serios recortes y tan solo mantienen sus apoyos la Embajada de España, el Instituto Cervantes Paris, la Sociedad Elipsos Tren, que ayuda en los traslados de algunas compañías, y el español Grupo Spin.

"Es difícil entender lo que nos está pasando cuando hemos sido los pioneros en Francia en la presentación de grupos como la Zaranda, Animalario, Corsario, Histrión, Ur Teatro y de autores como Ernesto Caballero, Mayorga, Itziar Pascual ... directores como Andrés Lima, Juan Dolores Caballero, Pepe Ortega, Arístides Vargas, Claudio Tolcachir.... y hemos participado activamente en el aprendizaje y la difusión de la lengua española entre los estudiantes de Institutos y universidades francesas". Todo ello sin olvidar los espectáculos del grupo Zorongo, que monta autores españoles en francés y otras compañías como las de Els Joglars, Teatro de la Abadía, Tanttaka, Malayerba, entre otras.

Esta es la única muestra fuera del estado español dedicada exclusivamente a la dramaturgia en lengua española, lo que también les ha llevado a la edición y traducción de textos de Ernesto Caballero, Itziar Pascual, la creación de montajes como Celama, del académico Luis Mateo Diez con Fernando Urdiales, en la Universidad de la Sorbonne de Paris, la presentación de le edición Por mis muertos con el teatro Geroa y los autores en la Unesco con la Embajada de España en Paris y la participación en mesas redondas y encuentros con diversos autores como Luis García Montero, Benjamín Prado y otros muchos.

En total son más de 200 espectáculos los que han desfilado por la muestra que este año acoge a La Zaranda, Fuensanta Morales, Teatro El Cruce, Arrieritos Danza, Teatro Corsario, La Kimera, el Grupo Zorongo y los ecuatorianos del Teatro Malayerba. La programación se completará con la lectura de tres textos de los autores españoles contemporáneos: José Ramón Fernández, Josep Lluis y Rodolf Sirera y Juan Mayorga en diferentes teatros parisinos. Por otra parte, el certamen homenajeará a Fernando Urdiales, de Teatro Corsario. Se da la circunstancia de que en esta edición que se celebrará entre el 21 y 30 de noviembre (ha tenido que reducir los días) participan los dos últimos Premios Nacionales de Teatro, La Zaranda y el iluminador Juan Gómez Cornejo así como el último Premio Nacional de Literatura Dramática, José Ramón Fernández y el recién nombrado director del Centro Dramático Nacional, Ernesto Caballero.

Desde hace un año La Unión de los Teatros de Europa viene expresando su profunda preocupación en cuanto a las consecuencias de la crisis para los compromisos de la Administración pública hacia el universo de la creación escénica.

En este sentido no puede hablar más claro su último comunicado: "Las sociedades contemporáneas no pueden prescindir de esta herramienta de emancipación, so pena de ver aumentar el empobrecimiento de las lenguas, de los lenguajes y del pensamiento, así como una creciente intolerancia y desconfianza hacia el otro. Sabemos que la presente crisis implica la necesidad de compartir los sacrificios económicos. Pero sabemos también que hay un límite por debajo del cual la vitalidad de los proyectos se hunde y su existencia queda radicalmente cuestionada. Las decisiones tomadas por la Administración pública parecen a veces superficiales y transitorias pero con un potencial de destrucción definitiva de los proyectos y las estructuras [...] Invitamos pues a las correspondientes Administraciones (local, regional, nacional y europea) a acompañarnos en el proceso compartido de vislumbrar maneras de vivir la crisis sin matar el futuro".