Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Japón en autocaravana

Los fotoperiodistas Tina Bagué y Toru Morimoto recorrieron durante un año el país asiático para captar la otra cara de los tópicos

Tina Bagué y Toru Morimoto son dos fotoperiodistas que viven en Barcelona. Ambos han viajado por medio mundo. Ambos aman a Japón, y por eso querían reflejar ellos mismos la vida cotidiana del país asiático, al margen de tópicos. "Me preguntaba si la gente entendería mi país al margen de Tokio y de elementos tan llamativos como las gheisas, el cosplay (jóvenes disfrazados) o el hikikomori (aislamiento social)", se preguntaba Morimoto. "La magia de Japón no reside solo en los grandes rascacielos de Tokio o las callejuelas de Kioto", pensaba Tina Bagué.

En el año 2008 decidieron dejarlo todo y lanzarse a documentar la realidad actual nipona, a profundizar en una serie de imágenes que ya tenían de su archivo viajero. Una autocaravana se convertiría en la herramienta de su nuevo proyecto (www.japanphotoproject.com), además de los objetivos de sus cámaras. Así, el 1 de enero de 2010 empezó su aventura japonesa, que finalizó el 31 de diciembre de ese año. De Norte a Sur, de Hokkaido a Okinawa, por todas las prefecturas de Japón, Bagué y Morimoto recorrieron pequeñas ciudades y aldeas, se adentraron en paisajes espectaculares y en sensaciones humanas. "Al cabo de un año recorrimos 41.995 kilómetros y disparamos varias decenas de miles de fotos", cuenta Bagué. De común acuerdo, ella hizo fotografías en color y en formato digital y él en blanco y negro, en negativo convencional. La de Tina Bagué era la mirada de la gaijin (extranjera), la persona que siempre encuentra la sorpresa, lo desconocido. La de Toru Morimoto era la mirada interior del autóctono, el minimalismo que encuentra la luz en los pequeños detalles.

Agricultores, pescadores, oficinistas, monjes, mujeres, niños, gente mayor... Son protagonistas de un relato gráfico donde está omnipresente el contacto con la naturaleza y la actitud paciente parece traspasar el papel. El resultado de esta mirada fotográfica dual, oriental y occidental, es un libro (editado por Private Space Books, con textos en japonés, inglés, castellano y catalán), que se puede leer de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Está cosido de forma artesanal. Las fotos en color van todas seguidas, al igual que las de blanco y negro, y las imágenes aparecen limpias en las páginas, para que el lector se asome a ellas como si las viera por la ventanilla del vehículo en el que viaja. Los datos de los lugares y las fechas están en el medio, al igual que un mapa de localización donde figuran todas las coordenadas de la ruta, con links a Googlemaps.

El libro acaba de ser presentado en Tokio, en el marco de una exposición fotográfica que también viajará a Barcelona el 10 de noviembre. Además, los autores mantienen un blog sobre el proyecto y una página en Facebook.

Ellos estuvieron en la zona que asoló el desastre del pasado 11 de marzo, pero las imágenes del terremoto y del tsunami no están en el libro. Ese día estaban en Kioto, editando las fotografías del viaje. A los autores les gustaría que los lectores se identificaran con el paisaje humano como lo hicieron ellos, "que el público extranjero descubra un Japón diferente, gente humilde y generosa que vive su vida cotidiana con pasión y cuidado". "Tras el tsunami, este libro toma un sentido especial", dice Bagué. "La fotografía no puede cambiar el mundo, pero puede servir para que la gente recupere la ilusión de aventurarse a descubrir uno de los países más apasionantes del mundo".