Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Publicada una guía con medidas sencillas para prevenir el asma en los niños

'Salud Infantil y Medio Ambiente' ha sido elaborada por la Fundación Roger Torné y se basa en más de 150 estudios

Los niños que viven en calles con mucho tráfico tienen un 40% más de posibilidades de padecer asma. Este es uno de los datos que aporta la primera guía europea para padres sobre salud infantil y medio ambiente. Elaborada por la Fundación Roger Torné, la guía, publicada por Viguera Editores, se ha presentado en el marco del Día Mundial del Asma, que se celebra cada primer martes de mayo. Esta guía busca concienciar a los padres, los primeros responsables de la salud de sus hijos cuyos "hábitos adquiridos durante la infancia perduran toda la vida", ha dicho Soledad Román, presidenta de la fundación.

Elaborada en un lenguaje accesible pero contrastada científicamente, la guía Salud Infantil y Medio Ambiente. Una relación de por vida se basa en más de 150 estudios realizados en todo el mundo. En ella se explica como el entorno es decisivo en el bienestar del niño, mucho más sensible que el adulto, desde el mismo embarazo. Pero sobre todo cómo los hábitos saludables pueden mejorar la calidad de vida de los más pequeños para lo que la actitud de los padres es decisivo para ello. La noruega Marianne Aanerud, coordinadora de la guía, afirma que "lo más importante es la prevención", tan sencilla como adoptar pequeñas medidas diarias en la vida de los niños.

No fumar en el hogar o durante el embarazo y caminar por calles poco transitadas disminuye las posibilidades de que los menores acaben padeciendo asma y otras afecciones respiratorias. Los niños expuestos al tabaco durante el embarazo necesitan una media de seis años más para alcanzar la altura de sus compañeros, ya que no se han desarrollado en las condiciones físicas óptimas. Otro dato sorprendente es que los niños que viven en hogares en los que los padres fuman inhalan el equivalente entre 60 y 150 cigarrillos al año.

Cosmo Caixa de Barcelona ha sido el lugar escogido para presentar la guía. Situado en la falda de la montaña de Collserola, se puede respirar un aire menos contaminado que el del resto de Barcelona. Las ciudades españolas son las que tienen mayor polución de Europa, y en época de crisis las administraciones no parecen tener esta problemática en su agenda inmediata. Según el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental, si Barcelona respetara la directiva europea sobre concentración de partículas sólidas en suspensión, se evitarían anualmente 1.100 muertes prematuras y aumentaría la esperanza de vida en más de cuatro meses. Mientras, la Organización Mundial de la Salud afirma que cada día mueren en el mundo más de 8.000 menores de cinco años debido a dolencias relacionadas con la contaminación.

La guía también insiste en la necesidad de una actividad física regular, una sana alimentación o un buen descanso. Los niños necesitan hacer una hora de ejercicio físico diario, sea seguido o en intervalos, y advierte sobre las nuevas consolas como la Wii y sus juegos "físicos". "No es lo mismo jugar a cowboys que saltar delante de un televisor", explica el biólogo Ramón Folch.

"Es importante que todo este conocimiento científico se convierta en cultura", continúa Folch. Es por ello que la guía está escrita y presentada con extrema sencillez, "como una partitura compleja interpretada para todo el mundo". Los cuatro ponentes, incluido el pediatra sevillano Manuel Praena, han coincidido en la necesidad que la sociedad haga un esfuerzo en este sentido. "No puede ser que un país orgulloso de su dieta mediterránea tenga uno de los índices de obesidad más elevados de Europa", ha concluido Soledad Román.