Reportaje:

¿Una banda española sonando en el espacio?

Los asturianos Stormy Mondays pueden convertirse en el primer grupo español en sonar en la última misión del transbordador 'Endeavour'

Amante de las fotografías de auroras boleares, galaxias y estrellas, Jorge Otero está cerca de poder decir que su música suena en el espacio. Recientemente, lo habían hecho los Beatles, el grupo más universal de la historia, pero nunca imaginó que el siguiente podría ser él. "Estamos en la gran final", asegura Otero, cantante y guitarrista de Stormy Mondays, la banda de Oviedo que ha conseguido que su composición Sunrise Nº 1 sea una de las diez seleccionadas por la NASA entre 1.350 candidatas para sonar a bordo del Transbordador espacial Endeavour el próximo 19 de abril. "De las diez que han quedado, ganan las dos más votadas por el público", añade el cantante.

La historia de enviar una canción propia al espacio comenzó a finales del año pasado. Jorge se encontró por casualidad navegando por Internet con un boletín informativo de este concurso de la agencia espacial estadounidense. Le llamó la atención, pero no decidió nada. Poco después, se metió a ver fotografías del espacio que la NASA publica en su web y volvió a ver la llamada del concurso. Tanta casualidad ya fue suficiente. Cogió su canción Weatherman (El hombre del tiempo) de su EP On My Radio y la ajustó al concurso de la NASA. "Básicamente, cambié la letra porque necesitaba una temática espacial y añadí varios elementos, ajustándome siempre a lo que pedía el concurso", cuenta. En enero, ya la estaba enviando al concurso. En febrero, les comunicaron que habían sido finalistas. "Hace gracia recibir un correo electrónico de la NASA", dice Otero.

Más información

La canción fue seleccionada de 1.350 por los organizadores de la agencia espacial y para el cantante "ya es un premio". Ahora, toca ganar la votación popular, cuyo plazo se cierra el 18 de abril. Se puede votar todas las veces que uno quiera y las dos más votadas despertarán a los astronautas de la misión del Endeavour el 19 de abril. Sunrise Nº 1 (Vídeo de la canción) es la única extranjera. Compite con otras nueve composiciones estadounidenses. Pero eso no debería ser problema: el tema tiene una gran melodía y acude a las señas de identidad sonora de la tradición pop. Nada tiene que ver con la solemnidad clásica de Así habló Zaratustra, compuesta por Richard Strauss y que siempre se asocia con el universo por ser banda sonora de 2001: Odisea en el espacio, la película de Stanley Kubrick.

"Humildemente, las influencias vienen de los dos lados del Atlántico", dice Otero refiriéndose al pop-rock de Estados Unidos y Reino Unido. "Me inspiré en el rock británico y en la época folk de Rod Stewart. Pero también quise añadir un toque de los Beatles en los vientos y a The Band en la mandolina, pero de forma humilde porque con esos elementos debería ser perfecta y no lo creo", ríe el cantante. Perfecta o no, Sunrise Nº 1 va primera en la lista y se convertiría en la primera canción de autoría española en sonar en el espacio. La NASA ya retransmitió Across the Universe de los Beatles para celebrar el 40 aniversario de la grabación de la canción en 1968. De hecho, Paul McCartney transmitió su primer concierto intergaláctico a la Estación Espacial Internacional en el 2005.

De astros y estrellas

Es llamativo que Jorge Otero tenga más fácil sonar en el espacio que en una radio nacional, a pesar de que durante su larga carrera los astros han jugado un importante papel en algún momento. Otero formó Stormy Mondays en 1991. El nombre del grupo viene de la canción They Call It Stormy Monday, editada por T-Bone Walter en 1947. Siempre ha compaginado su dedicación a la música con su trabajo en una empresa de Internet. "Eso sí, cuando entró la guitarra, salió el ordenador", asegura sobre su verdadera pasión.

En 1999, Stormy Mondays se convirtió en la primera banda de rock en tocar en Woodstock. El legendario festival celebró su 30 aniversario y entre las formaciones invitadas estaban ellos. "Gracias a nuestras canciones colgadas en Internet, nos convertimos en el primer y único grupo español en Woodstock, donde actuamos ante más de 50.000 personas", cuenta el músico. "Nuestro disco solo estaba editado en Asturias y ejecutivos de discográficas en el festival se preguntaban: ¿pero esta banda de dónde ha salido?".

A decir verdad, Stormy Mondays no se puede entender sin Internet. La banda fue una de las primeras en tener su propia página web en 1996. Y, según asegura el propio Otero, la primera en difundir sus canciones en formato MP3. "Pensamos en regalar unas canciones y utilizamos este soporte", explica. Entonces, chocaron con la SGAE y surgió uno de los momentos más delicados de la historia del grupo. Otero protagonizó toda una cruzada contra la sociedad de autores y se declaró en campaña contra la antipiratería. Con esta premisa, Stormy Mondays fueron de las primeras bandas en adoptar la licencia del Copyleft y, más tarde, apostar por Creative Commons. Desde hace años, la banda se dio de baja en la SGAE. Otero también abandonó las mesas de discusión donde defendía su propuesta legal contraria a la de la SGAE. "Me harté de estar en la televisión discutiendo con Ramoncín. Me lo paso mejor haciendo música", afirma.

Al margen de su proyecto con Stormy Mondays, Otero abrió una pequeña discográfica que publicó discos de Elliot Murphy, magnífico cantautor estadounidense con gran acogida en España. Su dedicación a la música le ha reportado importantes logros, como formar parte de la las bandas del propio Elliot Murphy, Joe Grushecky, Cindy Bullens o Willie Nile, con el que está girando estos días por España.

Sin embargo, el mayor de todos los logros sucedió hace cinco años. En 2006, el guitarrista asturiano tocó junto a Bruce Springsteen en un escenario de Nueva Jersey. Fue durante la celebración del festival solidario Light of day, en Asbury Park. "Estaba con la banda de Joe Grushecky -amigo personal de Springsteen- y estuvimos en el camerino de al lado mientras Bruce grababa para un documental. Lo gracioso es que cogieron mi guitarra para que Bruce y Joe tocasen un rato antes del concierto", cuenta. "Sobre el escenario, tocamos 'A good life', una canción de Joe en la que colabora Bruce. Entonces, ahí estaba él con su guitarra. Yo andaba en el lateral derecho y Joe me empujó para que me pusiese al lado de Bruce. La foto me la hizo un fotógrafo español -Esteban Peña para la revista digital Pointblank- que estaba cubriendo el evento".

Esto le convirtió en el segundo artista español en compartir escenario con el músico estadounidense. Antes, lo habían hecho los integrantes de El último de la fila durante una gira de Amnistía Internacional, "Recuerdo que con 13 años vi esa gira de Amnistía Internacional y pensar como un chaval si algún día llegaría a tocar con él", dice. "Hoy cuando lo pienso me lo tomo con buen humor. Me digo: ¿Cómo ha podido pasar? Bueno, tal vez la filosofía de Bruce se cumplió: los sueños se pueden llegar a cumplir si los persigues". Lo de sonar en el universo ni siquiera era un sueño pero ahora, ciertamente, puede ser toda una realidad al alcance de muy pocos.

Jorge Otero, a la izquierda, junto a Bruce Springsteen en Asbury Park, en 2006.
Jorge Otero, a la izquierda, junto a Bruce Springsteen en Asbury Park, en 2006.ESTEBAN PEÑA
Los Stormy Mondays en una fotografía promocional.
Los Stormy Mondays en una fotografía promocional.PROMOCIONAL

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción