La generación del meteorito ya tiene su paseo de la fama

La "eclosión literaria de la última década" en la localidad murciana de Molina de Segura lleva a su Ayuntamiento a emular el bulevar de las estrellas de Los Ángeles

La cantidad y calidad de escritores nacidos o residentes en Molina de Segura, municipio murciano de 67.000 habitantes, gobernado por el PP, ha llevado a su Ayuntamiento a regalarse un paseo de la fama, al estilo del cinematográfico de Los Ángeles, pero con estrellas de la literatura. Esta tarde se ha inaugurado el paseo dedicado a la generación del meteorito, como llaman en Molina de Segura a su grupo de escritores, en homenaje a la gran piedra que cayó en este lugar en 1858.

Todos los escritores cuyo nombre puede leerse en el paseo han publicado en editoriales nacionales o internacionales. Entre ellos destacan Jerónimo Tristante (Murcia, 1969), que ha escrito siete novelas y ha sido traducido al francés, italiano y polaco; Manuel Moyano (Córdoba, 1963), residente en Molina de Segura desde 1991, galardonado por El experimento Wolberg con el Premio Libro Murciano de 2008; Lola López Mondéjar (1958) consiguió con Mi amor desgraciado el Premio Internacional de Narrativa Gonzalo Torrente Ballester en 2009; Marta Zafrilla (Murcia, 1982), con su novela Mensaje cifrado se hizo con el Premio Internacional de Novela Juvenil Gran Angular 2007; Lorena Moreno (Molina de Segura, 1992) escribió con 16 años la novela Las redes del infierno (publicada en la editorial SM) y ganó con ella el Premio Sierra i Fabra para Jóvenes Escritores.

Otros integrantes de la generación del meteorito son Paco López Mengual, Rubén Castillo, Pablo de Aguilar y Elías Meana. Especial mención merece Salvador García Aguilar (Rojales, 1924 - Molina de Segura, 2005) que ganó el Nadal en 1983 por Regocijo en el hombre.

Fue Marta Zafrilla la que bautizó este movimiento en una charla entre bromas, de ahí surgió la chanza de que la caída del gran meteorito "emitió una misteriosa radiación que ha hecho germinar, ciento cincuenta años después, una generación de escritores como nunca se había visto en toda la comarca". Desde la organización del evento se ofrece una explicación más racional: Molina fue llamada la cuna de la conserva por sus industrias de envasado. Esta actividad económica atrajo a trabajadores venidos de muchos sitios, lo que unido a su tradición cultural, con varias asociaciones literarias, han dado con los años una proliferación de escritores.

Placa en el paseo de la fama de Molina de Segura dedicada al escritor Salvador García Aguilar, ganador del Nadal en 1983.
Placa en el paseo de la fama de Molina de Segura dedicada al escritor Salvador García Aguilar, ganador del Nadal en 1983.AYUNTAMIENTO DE MOLINA DE SEGURA
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS