Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:AUDIOMATÓN | RICKY FALKNER

"The Cure me voló la cabeza"

El productor barcelonés Ricky Falkner, hombre orquesta detrás de proyectos como Sidonie, Standstill o Love of Lesbian, se somete al Audiomatón. Melómano y virtuoso de la instrumentación, su playlist biográfica no tiene desperdicio. Si de algo sabe este hombre es de lo que habla a continuación

Pincha en los enlaces para escuchar la canción citada

El disco que me cambió la vida o me descubrió la música

Pornography de the Cure me voló la cabeza, aunque los escuché todos a la vez, ahora éste creo que ha quedado como mi favorito.

La canción / el disco que me pone de buen humor.

Contra todo pronóstico de Joan Colomo, tanto la música como las letras pondrían de buen humor a cualquiera.

Un álbum para el sábado por la noche.

Mad Dogs and Englishmen de Joe Cocker. Rezuma golfismo por todas partes.

La canción / el disco ideal para un domingo por la mañana.

The Shepherd's Dog de Iron & Wine. Su voz y el mantra que consigue la banda está en sintonía perfecta con la paz de una mañana relajada.

La canción / el disco / la letra que me gustaría haber escrito.

Es un topicazo, pero a veces me sigo quedando con la boca abierta con Mediterráneo de Serrat.

La última canción que me ha entusiasmado.

It's easier del disco Queen of Denmark de John Grant. En realidad todo el disco me ha entusiasmado pero esta canción es un regalo.

La canción que canto en la ducha.

He Ain't Heavy, He's My Brother de The Hollies. Para cantar a todo pulmón.

Un disco para alargar la fiesta cuando sale el sol.

Moon safari de Air, petardo y cool a partes iguales, perfecto para relajarse del ajetreo nocturno.

Un disco para comenzar un viaje en coche.

 

Tomorrow the green grass de the Jayhawks. Este discazo ya no puedo evitar asociarlo a nuestros viajes en furgoneta.

La canción más triste del mundo (aunque no lo sea objetivamente).

I Just Don't Think I'll Ever Get Over You de Colin Hay. La descubrí en una película y desde entonces siempre acudo a ella cuando quiero destrozarme un poco...