Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alex de la Iglesia seguirá en el cargo hasta después de los Goya

Un comunicado de la Academia de Cine anuncia que se han convocado elecciones que tendrán lugar en un plazo de tres meses.- El equipo presidencial continuará en funciones hasta entonces

Alex de la Iglesia, en la rueda de prensa posterior a la reunión de la junta de la Academia de cine.
Alex de la Iglesia, en la rueda de prensa posterior a la reunión de la junta de la Academia de cine. ULY MARTÍN

Alex de la Iglesia seguirá en el cargo hasta después de la gala de los Goya. Un comunicado oficial de la Academia de Cine ha informado esta tarde: "Ante el deseo de dimitir del presidente, la Junta Directiva ha decidido en el día de hoy convocar elecciones presidenciales que, según los estatutos de la Academia, habrán de tener lugar en un plazo no superior a los tres meses. Hasta entonces el equipo presidencial se mantendrá en sus funciones institucionales". Con esta decisión, la Academia no ha atendido las presiones del Ministerio de Cultura y De la Iglesia presidirá la ceremonia de los próximos Goya.

"La idea general es que dejo la presidencia de la Academia, pero aguanto hasta la gala y un poco más porque necesitamos esperar hasta las elecciones", ha explicado el director de Balada triste de trompeta. "Es una decisión personal y firme, pero no quiero que los Goya dejen de ser lo que son", añadió. De la Iglesia ha afirmado que se arrepiente de no haber hablado con la junta directiva de la Academia antes de hacer oficial su decisión. "Nadie es imprescindible, es bueno dimitir. Cuanto más refresquemos el espectáculo, mejor". El presidente de la Academia en funciones ha asegurado que no ha hablado con la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, pero "desde aquí le invito a que venga a la gala y disfrute". Por su parte, la titular de Cultura ha llamado poco después de las nueve de la noche al director para darle "la enhorabuena".

De la Iglesia ha contado que su estado de ánimo es "bueno", pero está "sufriendo mucho" con su marcha tras el acuerdo entre el PSOE, PP y CiU para sacar adelante la ley Sinde, el texto que regirá las descargas en Internet. Preguntado por sus posibles errores, el director ha afirmado: "Soy bastante impulsivo y digo lo que pienso, pero como presidente debería haber sido más discreto. No me arrepiento de expresar mi opinión pero sí de haberlo hecho como presidente de la Academia". ¿Y qué le ha quedado por hacer? "Saber estar callado". Iciar Bollain, vicepresidenta de la Academia, ha afirmado que no ha habido injerencias por parte del ministerio para evitar que De la Iglesia presidiera la gala de los Goya con la ministra de Cultura en el patio de butacas. Asimismo, ha confirmado que las elecciones tendrán lugar en tres meses.

Hasta los Goya

De la Iglesia había pedido a la junta directiva de la Academia de Cine, reunida esta tarde en sesión extraordinaria, continuar como presidente de la institución hasta después de la ceremonia del próximo día 13 de febrero en el Teatro Real de Madrid. Desde que él mismo anunciara, el pasado martes, en la página web de EL PAÍS su decisión de abandonar la presidencia de la Academia por discrepancias con la llamada ley Sinde, la crisis en el cine español no ha hecho más que crecer.

Las presiones que desde el Ministerio de Cultura se han ejercido sobre algunos miembros de la junta directiva para que De la Iglesia no presidiera la 25ª edición de los Goya han venido a enrarecer aún más el ambiente. Todos los miembros que acudieron esta tarde a la sede de la calle de Zurbano sabían que la guerra larvada entre la Academia y el ministerio era ya un hecho.

Una tarde efervescente

La efervescente tarde vivida en el recio palacete de Madrid, donde la Academia tiene su sede, ha sido el colofón -colofón provisional, valga la contradicción- a varias semanas de psicodrama colectivo, un sainete con dos nombres en la categoría de actor principal: Alex de la Iglesia y Ángeles González-Sinde. Un psicodrama aún no resuelto pero con un capítulo cerrado: el deterioro de las relaciones entre la ministra de Cultura y el presidente de la Academia, la misma Academia que antes presidió la ministra y... lo dicho, un sainete.

Desde que el 12 de enero, día en que se conocieron las candidaturas a los Goya, Alex de la Iglesia ya dejó caer en su cuenta de Twitter que debido a la incompatibilidad entre sus 15 nominaciones y su calidad de presidente de la Academia, se estaba planteando dimitir de ésta. Fue la primera señal de alarma. Días más tarde, en la noche del lunes, el director de Balada triste de trompeta ya dejó claro su rechazo a la ley antidescargas tal y como la habían pactado PSOE, PP y CiU y, en uno de sus mensajes de Twitter, esbozó la posibilidad de salir de la Academia por este motivo. Pero fue en la mañana del martes cuando, en un breve y contundente artículo en la web de EL PAÍS, De la Iglesia soltaba la carga de profundidad que aún sigue cayendo (porque la capacidad de generar controversia en la gran familia del cine español es tan profunda como la fosa de las Marianas): "Después de los Goya, me voy".

Nuevo apoyo

Mientras, el cineasta sigue recavando apoyos: el escritor Arturo Pérez-Reverte, también en su cuenta de Twitter, ha expresado su solidaridad con el director: "Apoyo a Alex de la Iglesia. Tampoco me gusta la ley Sinde. Le apoyaría aunque fuera a ciegas". Lo mismo deben de pensar los miles de usuarios de Twitter que han convertido el lema todosconalexdelaiglesia en uno de los trending topics (temas del momento en esta red de micromensajes).

El escueto comunicado de la Academia

"Ante el deseo de dimitir del presidente, la Junta Directiva ha decidido en el día de hoy convocar elecciones presidenciales que, según los estatutos de la Academia, habrán de tener lugar en un plazo no superior a los tres meses. Hasta entonces, el equipo presidencial se mantendrá en sus funciones institucionales".

Más información