Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Planeta de "intrigas, misterios y aventuras"

Eduardo Mendoza recibe el galardón literario mejor dotado por una obra ambientada en Madrid los meses previos a la Guerra Civil española

Eduardo Mendoza recibe el premio Planeta de manos de la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, durante la gala celebrada anoche en Barcelona.
Eduardo Mendoza recibe el premio Planeta de manos de la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, durante la gala celebrada anoche en Barcelona. EFE

"Un libro serio que plantea dilemas morales al lector, que deberá posicionarse sobre muchas cosas". Así es como ha descrito Eduardo Mendoza la obra con la que ha ganado el premio Planeta, Riña de gatos; Madrid, 1936. Una novela que ha descrito como una obra de "intrigas, misterios y aventuras", pero que también supone "una reflexión sobre un momento histórico", los meses anteriores al estallido de la Guerra Civil. La finalista ha sido la periodista y escritora valenciana Carmen Amoraga con su obra El tiempo mientras tanto. Amoraga se convierte así en la finalista en los dos premios literarios españoles más importantes, el Nadal y el Planeta.

Mendoza se presentó al premio como Ricardo Merina y bautizó a su novela La muerte de Acteón, mientras que Amoraga usó el pseudónimo de Lord Jim para el libro que tituló 'La primera vez no te conocí. En esta edición, se presentaron al premio 509 novelas, de las cuales la mitad procedían de España, y una cuarta parte de Latinoamrica.

Ha estado otras veces en las quinielas, pero en esta noche ha sido Eduardo Mendoza el que se ha llevado los 601.000 euros del premio Planeta. El autor de La ciudad de los prodigios tiene en cartera una nueva novela ambientada en el Madrid y tanto por la temática como por ser él uno de los grandes autores del grupo editorial (publica en Seix Barral) se ha llevado el galardón más popular de las letras españolas, que se ha fallado esta noche en Barcelona. La finalista ha sido la escritora valenciana Carmen Amoraga con El tiempo mientras tanto.

Autor de un gran éxito popular (su última novela hasta la fecha, El asombroso viaje de Pomponio Flato, se convirtió en uno de los libros más vendidos en España en 2008), el nombre de Mendoza es, además, coherente con la nómina de los galardonados los últimos años, como son los casos de Álvaro Pombo, Juan José Millás y Fernando Savater. Esa política ha reforzado si cabe su candidatura frente a la del escritor Javier Sierra, que estuvo también estos días en las ya tradicionales quinielas del premio.

Un último aspecto que ha avalado la nominación del autor de La verdad sobre el caso Savolta es que la simbiosis comercial es absoluta: por un lado, Mendoza garantiza tranquilamente los 200.000 ejemplares, mientras que el premio puede dar a conocer a un autor que a veces se ha tachado de exquisito a un público lector que hasta la fecha no se había acercado al autor barcelonés, por otro lado capaz de mantener registros que le son propios: un excelente lenguaje y un tempo narrativo junto a facilidad pasmosa para la parodia y el humor de corte británico.

Eduardo Menoza nació el 11 de enero de 1943 en Barcelona. Licenciado como abogado, publica su primera novela en 1975 estando en Nueva York, donde se había trasladado dos años antes para trabajar como traductor en la ONU. Los soldados de Cataluña fue el titulo original de su primera obra, pero, por problemas con la censura franquista, se vio obligado a cambiarlo por La verdad sobre el caso Savolta. El novelista publica en 1986 La ciudad de los prodigios, considerada por un amplio sector de la crítica como su obra cumbre. También ha incursionado en el teatro, el ensayo y el cine. En 1990 publicó por entregas en EL PAÍS -donde ha sido columnista- la novela Sin noticias de Gurb y en 2001 repitió la experiencia con El trayecto de Horacio Dos.

La bibliografía de la finalista Carmen Amoraga es menos extensa. Con su primera novela ganó en 1997 el premio Ateneo Joven con la obra Para que nadie se pierda. Nacida en 1969, es autora de Todas las caricias, La larga noche y Algo tan parecido al amor. Con este último libro quedó finalista del Nadal hace tres años. Ahora repite segunda clasificación, ya en el gran premio del grupo Planeta, con La primera vez no te conocí, un trágico repaso a las relaciones de una madre con su hija en coma tras un accidente de tráfico.