Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'anime' arrasa entre el público del Festival de Cine Asiático de Barcelona

Los directores de la sección Emergentes atrajeron a una gran cantidad de espectadores

No podía ser de otra manera: One Piece: Strong World, que agotó los tres pases que tenía programados en el Festival de Cine Asiático de Barcelona (BAFF), se llevó, además de los aplausos y ovaciones de los espectadores durante su proyección, el Premio del Público en la doceava edición del certamen. La décima entrega de la serie, dirigida por el japonés Munehisa Sakai, se presentó en la sección BAFF Anime, la que tuvo más éxito de todo el festival, y a la que pertenece también la película de Mamoru Hosoda Summer Wars, la segunda gran preferencia de los espectadores.

El amor triunfó en el Durián de Oro y Arvin Chen se llevó los 6.000 euros con los que está dotado el premio por su obra debut Au revoir Taipei. La comedia amorosa ya había cautivado antes al jurado de la Berlinale, donde ganó el Oso de Plata a la mejor cinta asiática en 2006. Otra historia de amor, pero con desencadenante violento, fue reconocida con una mención especial. Se trata de At the End of Daybreak, en la que el director Ho Yuhang retrata la sociedad malasia a través de la relación entre un chico abrumado por una madre alcohólica y una colegiala de buena familia.

El premio Network for the Promotion of Asian Cinema (NETPAC), concedido por la organización del mismo nombre, se lo llevó Between Two Worlds, de Vimukthi Jayasundara, ambientada en la posguerra civil de Sri Lanka. Es su segundo largometraje después de The Forsaken Land, galardonado con la Cámara de Oro en Cannes. Y Vengeance, del director chino Johnnie To, es el afortunado thriller que se estrenará en los cines comerciales de España, ganador del Premio Distribución.

El premio D-Cinema a la mejor película realizada en formato digital fue para el filipino Ralston Jover por Children Metal Divers, un docudrama sobre la vida de los niños que se ganan la vida buscando metales en las fétidas aguas de Manila. El jurado destacó con una mención especial a la surcoreana I'm in Trouble!, de So Sang-Ming.

El festival, que este año contó con un día menos y dos espacios menos, tuvo una asistencia ligeramente inferior al 2009, con algo más de 18.000 visitantes frente a los 20.000 de la edición anterior. Además del BAFF Anime, la sección Emergentes, a la que acudieron algunos directores a presentar sus obras, fueron las que recibieron mayor afluencia del certamen.