Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galardón para Simon Rattle, el otro gran evangelizador de la música clásica

El proyecto educativo del director de la Filarmónica de Berlín logra el Juan de Borbón

El director de la Filarmónica de Berlín, sir Simon Rattle, ha recibido hoy el premio don Juan de Borbón de la Música 2008 de manos del Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, por "la inquietud y el compromiso tanto personal como institucional de extender, con nuevas fórmulas, el disfrute de la música a los más diversos sectores sociales". El galardón, dotado con 70.000 euros y creado por la Fundación Don Juan de Borbón, premia la máxima excelencia en el campo de la música y su contribución a la paz y al entendimiento de los pueblos.

El proyecto educativo que Rattle realiza en el seno de la Filarmónica de Berlín se inició hace siete años y según el jurado que ha otrogado el galardón, "supone una auténtica revolución y demuestra que la música es algo más que una noche en un auditorio. Han conseguido que esta sea compartida y disfrutada por todas las clases sociales". La labor educativa de la filarmónica es la de "fortalecer las actividades creativas y sensoriales de los alumnos, fomentar su pensamiento autónomo y su juicio crítico. No se trata de imbuirles de conocimiento, sino que comprendan la música a través de sus propios experimentos".

La máxima del proyecto es que "lo importante es el proceso y el camino es la meta". Simon Rattle, en un breve encuentro con la prensa, esta mañana, ha dicho estar orgulloso de esta distinción y que, a pesar de las loas que se lanzan hacía él de ser el mejor director del mundo, "lo importante es realizar el viaje y no pensar que vas a llegar". El problema de creerse que uno es el mejor es que no llega nunca".

Rattle, que colabora con el proyecto de José Antonio Abreu y las orquestas de Venezuela, definió a éste como "evangelista del arte". Con respecto a la Filarmónica de Berlín, a la que dirige desde 2002, explicó que en una orquesta lo esencial es el equipo y que en un equipo de vez en cuando se encuentran personajes con grandes temperamentos, como ocurre ahora en el Real Madrid. Pero sin esa idea de equipo, todo está perdido".