Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Woody Allen, Scorsese y David Lynch se unen al apoyo a Polanski

Los cineastas suman su firma a la de sus colegas: Almodóvar, Costa Gavras o Patrice Chéreau, en defensa de Roman Polanski, detenido el sábado en Suiza

Los cineastas estadounidenses Woody Allen, Martin Scorsese y David Lynch han sumado su firma a la de colegas internaionales como Pedro Almodóvar, Costa Gavras o Patrice Chéreau, en defensa de Roman Polanski, detenido el sábado en Suiza.

La lista va en aumento y supera ya el centenar de directores de todo el mundo, la mayor parte de talla internacional,como los hermanos Dardenne y Jean-Jacques Anneau, técnicos, actores y personalidades del cine, indignados por lo ocurrido. Acusado de haber mantenido hace treinta años relaciones sexuales con una menor, Roman Polanski, de 76 años, fue arrestado al aterrizar en Zurich, donde iba a recibir un galardón en un festival internacional de cine.

Los firmantes de la petición, consultable en la página web de la Sociedad de Autores y Compositores Dramáticos (SACD), se declaran "consterados" y "estupefactos" por la detención de su colega franco-polaco, consecencia de una orden estadounidense de 1978. Es "inadmisible que una manifestación cultural internacional, que rinde homenaje a uno de los más grandes cineastas contemporáneos, pueda ser transformada en una encerrona policial", resaltaron.

Esta detención "en un país neutro" abre la puerta "a desviaciones cuyos efectos nadie puede hoy prever", subrayan.

Roman Polanski posee un chalet en la selecta estación alpina de Gstaad, en el cantón suizo de Berna, donde suele pasar tres o cuatro semanas al año, y nunca antes tuvo problema alguno, según destacó ayer su abogado francés, Hervé Temime. El letrado ha recurrido su arresto, ordenado por el departamento suizo de Justicia para su extradición a Estados Unidos, y ha solicitado la liberación de su cliente bajo fianza ante el Tribunal Penal Federal, en la localidad suiza de Bellinzone (Berna).

No sólo apoyan a Polanski sus colegas realizadores, entre los que se cuentan, igualmente, Walter Salles, Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón, Wim Wenders, Julian Schnabel, Wong Kar Waï y Ettore Scola. Técnicos, productores y actores, como Jeanne Moreau, Fanny Ardant, Asia Argento, Monica Bellucci y Tilda Swinton, le brindan también "su amistad y su apoyo". Polanski también recibió el apoyo del presidente del Festival de Cannes, Gilles Jacob; el delegado general del certamen, Thierry Frémaux; el director de la Cinemateca Francesa, Serge Toubiana; y el director del Festival de Nueva York, Richard Pena. Organizaciones profesionales adhirieron igualmente a la petición, como la Academia de los premios César, la Cinemateca Francesa, el Festival de Cannes, la SACD, la API (Asociación de Productores Independientes) y todo el equipo de la película Ghost, último filme rodado por el autor de El pianista.

En Francia, una segunda petición pública que pide la liberación de Polanski fue lanzada por el escritor Milan Kundera, el filósofo Bernard-Henri Levy y la actriz Isabelle Adjani, en la que se denuncia el acoso "políticojudicial" de que es objeto el cineasta. El Gobierno francés se movilizó igualmente de inmediato, y este fin de semana el ministro de Cultura, Frédéric Mitterrand, consideró "absolutaente horrible" perseguir ahora a ese "cineasta de dimensión internacional", debido a "una historia antigua que verdaderamente no tiene sentido". El jefe de la diplomacia francesa, Bernard Kouchner, y su colega polaco solicitaron a la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, la liberación de Roman Polanski, para acabar con esta historia "un poco siniestra".