Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez, la estrella de Oliver Stone

El presidente de Venezuela asiste al estreno a la proyección de la película 'South of the border' centrada en su figura mientras el director manifiesta su admiración por él

"Ya viene". Esta ha sido la frase más utilizada este lunes en el Lido de Venecia, especialmente en el hotel Des Bains, donde una treintena de periodistas esperaban la llegada de Hugo Chávez. Pero al más puro estilo de Bienvenido Mr.Marshall el presidente venezolano decidió que en lugar de ir donde se le esperaba prefería acudir directamente a la alfombra roja. Así que la media docena de coches de la caravana presidencial pasó acelerando por delante del Excelsior ante la atónita mirada de los allí presentes, incluidos los cincuenta carabinieri que hacían guardia ante el hotel.

Después de la espantada Chávez, traje negro y corbata roja, desfiló con el realizador Oliver Stone que estrena el documental South of border, con el mandatario como protagonista, ante un buen número de espectadores congregados frente al Palazzo del Cinema, incluyendo un núcleo duro con banderas del partido comunista italiano y camisetas con la efigie del Che Guevara a los que el presidente saludó afectuosamente.

Lo mismo sucedió con una pareja de Valencia, Sofía y Alberto a los que alguien oyó hablar en español y regaló dos banderas de Venezuela. Al verlas Chávez se acercó a charlar con los portadores: "nos ha dicho que pronto se irá a tomar café con Zapatero y con el Rey y que ya no tiene ningún problema con España" declaraban los valencianos a El País. "Y después ha dicho que él no es lo importante, que lo importante es el pueblo".

Tal derroche de simpatía no impidió al presidente quedarse mudo ante el micrófono de una reportera de la emisora colombiana Radio Caracol, tan pronto como ésta se identificó ante Chávez. El mandatario escenificó así, una vez más, su divorcio con el país presidido por Álvaro Uribe.

Sólo buenas palabras de Stone

El presidente ha acudido a la Mostra invitado por Oliver Stone que se ha deshecho en elogios a él. Se ha mostrado convencido de que Europa y el mundo en general necesitan "decenas de Hugo Chávez", de dirigentes que cumplan lo que prometen y ha defendido la política del presidente venezolano, su "disciplina y su honestidad".

De la falta de libertad de expresión que critican los medios de comunicación y la oposición venezolana asegura que no es cierto. "Si vas a Venezuela, el 80 o casi el 90% de los medios están en contra de Chávez. Dicen cosas muy duras sobre él y lo permite, no castiga a esas personas y están aún ahí", mientras que, por ejemplo, en Estados Unidos "eso no pasaría".

En la medida en que Stone admira a Chávez, muestra su rechazo al presidente colombiano, Alvaro Uribe, al que califica de "una de las fuerzas demoníacas en Latinoamérica", adoptando un lenguaje muy propio de Chávez. Por ello, no contactó con Uribe para salir en el documental, aunque sí lo hizo con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, pero no fue posible su intervención.

Frente a la política de su país, Stone admira la batalla contra el Fondo Monetario Internacional y contra las multinacionales que están desarrollando algunos países sudamericanos. Razón por la que, en su documental sobre Hugo Chávez también aparecen los presidentes de Argentina, Cristina Fernández, y sus homólogos de Bolivia, Evo Morales; Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Paraguay, Fernando Lugo; Ecuador, Rafael Correa, y Cuba, Raúl Castro. Un ejemplo, según explica el co-guionista de la historia, Tariq Ali, de que "el capitalismo está en crisis" y se necesite una "visión diferente del mundo, no necesariamente nueva", que podría estar en una recuperación de la época de la Europa de la socialdemocracia, que ahora se encuentra en Sudamérica