Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El cartel del ateneo destellaba como una utopía en las tinieblas"

El escritor Manuel Rivas convierte su obra 'Los libros arden mal' en 'performance' en Caixa Forum Madrid

La performance que tendrá lugar esta noche en Caixa Forum Madrid es como un libro que se abate sobre los espectadores o como si los espectadores se sumergieran en un libro. El texto en cuestión es Los libros arden mal, del escritor gallego Manuel Rivas. El autor lo ha convertido en performance entrelazándolo con tangos para que la historia penetre en los que la escuchan. En escena, el autor, dos músicos y un cantante, también "suena la voz del mar", añade Rivas poco amigo de las presentaciones convencionales para promocionar sus obras.

Los libros arden mal, novela musicada con tangos, narra de una manera poco convencional uno de tantos episodios amargos de la Guerra Civil, la quema de la biblioteca del ateneo libertario Resplandor en el abismo y el exterminio de la práctica totalidad de sus miembros en 1936. "Eran naturistas, ecologistas, eran pioneros en muchas cosas", dice Rivas. Entre aquellos hombres y mujeres había un boxeador poeta, Arturo da Silva, una especie de Arthur Cravan a la española, también un bibliotecario que consiguió rescatar algunos libros enterrándolos antes de que le mataran o un niño, llamado Pucho Boedo, que salvó la vida para convertirse, de adulto, en un mito de la canción popular que "al cantar hacía sonar las voces desaparecidas de Resplandor en el abismo", añade el autor.

Al principio se le dice al público que tiene que ayudar a reconstruir un espejo hecho añicos. Ese es un espejo real no figurado. Era el cartel hecho de azogue por unos cristaleros y sobre el que estaba escrito el sugestivo nombre del lugar. "Resplandor en el abismo destellaba como una utopía entre tinieblas. Lo primero que hicieron los fascistas fue romper el espejo", dice el escritor. Su intención es que el espectador experimente una "saudadedesposeída de tristeza", una emoción que convierta el dramatismo de la historia en simple "felicidad de la expresión".

El montaje ha pasado por el Teatro Rosalía de Castro de A Coruña y por Caixa Forum Barcelona aunque el escritor dice que el espejo donde el espejo se reconstruyó de verdad fue en otro ateneo libertario, el Nou Barris de Barcelona. "Pensábamos que lo íbamos a hacer un par de veces pero a la gente le gusta y nos están llamando de varios sitios". A Rivas le gusta "recitar y andar con músicos" y dice que la literatura tiene mucho de soledad pero también es un "viaje en el que se puede compartir". Esta noche con la voz del mar, el sonido del tango y la prosa y la poesía de Manuel Rivas, ese viaje compartido con el público acabará devolviendo algo de luz a las tinieblas.