Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Nada me cambia"

La actriz Maribel Verdú recibe el Premio Nacional de Cine con un recuerdo para los directores, productores y compañeros presentes en sus 25 años de carrera

Maribel Verdú no cambia sus planes ni por la concesión del Premio Nacional de Cine. Hoy ha ido a comer con sus amigas como hace casi todos los martes y lo ha celebrado con ellas en un encuentro de locura. "Nada me cambia. Si yo he vivido 25 años sin el Premio Nacional ¿cómo no voy a seguir haciendo mi vida?". La actriz ha querido recordar hoy especialmente a todos los directores y productores que han confiado en ella y sobre todo a todos sus compañeros actores que le han dado "réplicas maravillosas para poder lucirme con películas y personajes estupendos".

El Premio Nacional de Cine que concede anualmente el Ministerio de Cultura, un galardón dotado con 30.000 euros y que en la pasada edición obtuvo el también actor Javier Bardem ha recaído este año en la actriz madrileña. Nacida en 1970, Verdú es uno de los rostros más conocidos del cine español. Ha participado en más de 60 series y largometrajes, el último, Tetro, a las órdenes de Francis Ford Coppola.

La película El año de las luces (1986), de Fernando Trueba, fue uno de las primeras películas con las que Verdú obtuvo, junto al actor Jorge Sanz, fama nacional. El dúo Verdú-Sanz configuró buena parta del cine joven español en los ochenta y noventa. También actuaría en La estanquera de Vallecas (1987), Amantes (1991), de nuevo junto a Jorge Sanz y por la que fue nominada a un Goya, y Belle Epoque (1992). En 1997 interpretaría uno de sus papeles más alabados en La buena estrella, de Ricardo Franco, filme por el que fue de nuevo candidata a un Goya de la Academia de Cine.

En 2001 volvió a la primera plana de la actualidad por su interpretación en el filme mexicano Y tu mamá también, de Alfonso Cuarón. Este papel supuso su salto al circuito cinematográfico internacional. Su primer Goya como mejor actriz protagonista llegó en 2007 por su papel en Siete mesas de billar francésde Gracia Querejeta, en la que da vida a Ángela. En 2008 fue de nuevo nominada a un Goya, esta vez por su actuación en Los girasoles ciegos de José Luis Cuerda.

Este premio está "destinado a recompensar la aportación más sobresaliente en el ámbito cinematográfico español durante el año anterior a su concesión, o labor profesional desarrollada durante ese mismo año", aunque en "casos excepcionales, también se podrá otorgar como reconocimiento a la trayectoria profesional".

El jurado, presidido por el director general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA), Ignasi Guardans, ha estado formado por Rosario Alburquerque Pérez, subdirectora general de Promoción y Relaciones Internacionales del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales; Francisco Casal Vidal por la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles; Joaquín Oristrell Ventura, por Autores Literarios de Medios Audiovisuales; Jorge Bosso Cuello, por la Unión de Actores; Nuria Vidal Villa y Mariela Besuievsky Glikberg.

También han recibido este premio, que se entrega desde 1980 (año en el que el premiado fue Carlos Saura), los directores Manuel Gutiérrez Aragón, Montxo Armendáriz o Víctor Erice; los actores Mercedes Sampietro, Marisa Paredes o Carmelo Gómez; o el distribuidor y exhibidor Enrique González Macho, entre otros. Como es tradición, esta distinción se entrega cada año en el marco del Festival de Cine de San Sebastián.