Bogavantes, policía y excelencia escénica

Wroclaw y el Año Grotowski acogen el XIII Premio Europa de Teatro entregado anoche a Krystian Lupa.- El XI Premio Europa Nuevas Realidades Europeas recae sobre el español Rodrigo García y cuatro creadores más

El teatro europeo y muchos de sus máximos representantes han tenido una nueva cita, no sólo para celebrar el Premio Europa para el Teatro, considerado el Nobel de las Artes Escénicas, que ha recaído en el polaco Krystian Lupa, así como el Premio Europa Nuevas Realidades Teatrales, concedido a cinco creadores, el belga Guy Cassiers, el italiano Pippo Delbono, el húngaro Arpad Schilling; el francés Françoise Tanguy y su Théâtre du Radeau y el hispanoargentino Rodrigo García (único español ganador de este galardón junto con Comediants). También el encuentro conmemora el Año Grotowski, en su ciudad, Wroclaw, ya que este 2009 coincide con el décimo aniversario de la muerte del gran genio de la escena polaca, cuyo famoso laboratorio se fundó hace 50 años y desapareció hace 25.

Más información
Rodrigo García, autor, director y 'performancer'
Jerzy Grotowski
Krystian Lupa, director teatral
Pippo Delbono, actor, autor, director

Anoche todos recibieron sus galardones en el transcurso de una gala en el Teatr Polski, incluido García quien tuvo que declarar ante la policía polaca, a raíz de que una espectadora le denunciara por "torturar a un bogavante". El crustáceo en cuestión fallece en el transcurso de la performance Accions: matar para comer, en la que García trata de retratar la agonía de lo natural, junto con unos bellos textos. El actor Juan Loriente, tras descuartizar al animal que aún se mueve, lo asa a la plancha y se lo zampa acompañado de un buen vino. El espectáculo que estaba previsto repetirlo el sábado, ya que mucha gente se quedó sin poder verlo, sólo se pudo ver en video ya que el bogavante suplente, traído desde Varsovia (en Wroclaw no hay en el mercado), falleció antes de su canto del cisne escénico.

El Premio Europa, en sus dos modalidades, tiene como característica diferenciadora con respecto a otros premios no sólo el que sea el galardón más prestigiado en este momento a nivel internacional en el viejo continente, sino también el que siempre recaiga en grandes creadores que han aportado un nuevo lenguaje a la escena lo que les convierte en innovadores que abren nuevas vías puertas por las que entran otras formas de creación. Prueba de ello son los poseedores del Premio Europa de ediciones anteriores: Ariane Mnouchkine, Peter Brook, Giorgio Strehler, Heiner Müller, Robert Wilson, Luca Ronconi, Pina Bausch, Lev Dodin, Michel Piccoli, Harold Pinter, Rober Lepage y Patrice Chéreau.

La XIII edición del Premio Europa del Teatro y la XI del Premio Europeo de Nuevas Realidades se han organizado por el Instituto Grotowski, que se ha visto desbordado por estos eventos.

En Wroclaw, ciudad conocida como Breslau hasta después de la 2º guerra mundial antes de que se la quitaran a Alemania, también se ha dado cita la Unión de Théâtres de l'Europe, fundada por Giorgio Strehler y a la que pertenecen los españoles Teatre Lliure y Teatro de la Abadía. El director de este último centro escénico, José Luis Gómez, es además el único discípulo español del primigenio Laboratorio Grotowski. La Unión se reunió estos días pasados para reafirmarse en la necesidad de crear una gran red cultural para trabajar juntos por encima de barreras lingüísticas y afirmar una identidad europea con el fin de mantener el espíritu de Giorgio Strehler. El director italiano señaló, al poco tiempo de fundar la Unión de Teatros Europeos: "Juntos haremos más cosas y cada vez mejor de cara a contribuir al nacimiento de esta Europa de la cultura y del teatro".

Grotowski que revolucionó con sus teorías el teatro y sobre todo el papel del actor dentro de él, con su aportación sobre el teatro pobre, participó activamente en la II edición de este premio en la que estableció un memorable y luminoso diálogo abierto con Peter Brook, el premiado de aquel año 1989, que recoge sus opiniones sobre el maestro polaco en Peter Brook, El espacio vacío, Arte y técnica del teatro (Ed. Península, 1994).

Precisamente desde entonces estos galardones tienen como característica celebrar jornadas de reflexión, confrontación y estudio en torno a los premiados, sobre los que en gala de clausura, como la celebrada anoche que se retransmitió en directo por la principal cadena de televisión polaca, se dan a conocer las motivaciones que ha llevado a los distintos jurados a elegir a los galardonados.

Las aducidas para Lupa dejaron claro que este creador confirma el papel central de Polonia, un país de gran tradición escénica, en el ámbito teatral europeo y contemporáneo. Discípulo de Tadeusz Kantor y maestro de numerosos artistas, Lupa combina una formación académica con una inagotable vena creativa que siempre lo acompaña. El homenaje al director polaco contó además con la exhibición de varios de sus espectáculos: Factory 2, inspirada en Andy Warhol y que visitó España el otoño pasado; Las presidentas, de Werner Schwab y Persona, cuyo preestreno mundial Lupa lo ofreció ayer por la tarde dejando patente su maestría en un montaje personalísimo para el que se ha inspirado en Simone Weil, Marilyn Monroe y otros conocidos personajes.

El premio Europa Nuevas Realidades lo otorga un jurado ayudado por un órgano consultivo y se ha concedido a varios artistas. "Todos ellos encarnan un modelo de confianza en los valores de Europa y ofrecen un abanico de extrema apertura al que ha llegado el escenario europeo; en este momento grave es bueno dirigir una mirada a los artistas para comprenderlos y reconocer en sus espectáculos tanto nuestras inquietudes como nuestras esperanzas", ha dicho Jack Lang , presidente del Premio de Teatro Europeo y ministro de cultura francés del gobierno de Mitterand quien echó mano de una frase de Dostoïevski para mostrar su fe en los creadores: "La belleza moverá el mundo".

Estos premiados también han contado con mesas redondas, conferencias y representaciones (incluidas las que cada uno ha creado especialmente para este encuentro), siendo las más controvertidas las ofrecidas por García, no tanto por su peculiar lenguaje y estética lanzados sin adornos al interior de las entrañas, sino porque en ellas hay animales vivos que intervienen activamente en escena, además de los actores. Es el caso de unos ratoncillos, a los que se hace nadar en una minipiscina en Arrojad mis cenizas sobre Mickey además del robusto bogavante protagonista de la polémica. Accidens: matar para comer, una expresionista performance, tuvo que ser calificada antes de estrenarse como demostración gastronómica para obtener el permiso de exhibición. García también ofreció un montaje realizado en Wroclaw con actores polacos y en el que participó el músico y compositor Stefano Scodanibbio, considerado uno de los grandes contrabajistas internacionales.

Pippo Delbono, un director de culto en España, donde cada vez cuenta con más seguidores y sobradamente conocido en Italia, fue muy aplaudido en sus espectáculos

El tiempo de los asesinos y Esta oscuridad feroz, además del realizado especialmente para Wroclaw en el que participó con su curiosa compañía marcada por la marginalidad (actores que eran mendigos o vivían en un frenopático) y donde hizo un sketch con la actriz Marisa Berenson, con la que acaba de rodar una película y tiene previsto montar algún espectáculo. El director y actor visitará Barcelona el próximo mes de julio con La mentira, controvertido espectáculo estrenado el pasado otoño en Turín y con el que ha creado una importante polémica en Roma.

Gómez y Grotowski

José Luis Gómez conoció a Grotowski en Madrid en los años sesenta, cuando Narros, siendo director del Teatro Español, lo trajo. "Era un poco gordito, melifluo, ancho...., luego cuando llegué a Wroclaw al Teatro Laboratorio no le reconocí en absoluto", señala el director del Teatro de la Abadía. Y eso que les sometió a Gómez y sus compañeros llegados de todos los rincones de Europa a la tortura de estar todo en silencio mirándose más de un cuarto de hora.

"De repente alguien muy delgado y con el pelo largo se dirigió a nosotros en francés, era él", dice Gómez quien luego supo que esa profunda transformación no era sólo física. "Había estado en la India y volvió transformado". Les preguntó que habían ido a hacer a Wroclaw y cuando le dijeron que llegaban fascinados por la filosofía que se recogía en Por un teatro pobre y por los ejercicios que en el libro se proponían él les contestó: "Ya no hay ejercicios". A partir de ahí Gómez y su grupo hicieron un larguísimo periodo de improvisaciones. "Estábamos obsesionados, tras haber leído lo del actor prostituta y el actor santo nos tenía deslumbrados", señala, "pero han pasado 40 años y ahora sé otras cosas, pero no recuerdo nada de esta ciudad, sólo que estaba llena de nieve y era muy gris...., salíamos muy temprano de la residencia de estudiantes y nos encerrábamos a trabajar en el laboratorio hasta que terminábamos exhaustos", dice Gómez quien sostiene que Grotowski encontró un camino con un grupo al que llevó a un altísimo grado de autodefinición, "pero parece ser que cuando él se fue de Wroclaw, años antes de morir, se quedaron muy huérfanos", señala el que se considera el único español que estuvo en aquel primigenio laboratorio, aunque posteriormente parece que se incorporó algún que otro profesional proveniente de España.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS