Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Betsy Blair, la solitaria de 'Calle Mayor'

La actriz de la célebre cinta de Bardem, ex mujer de Gene Kelly, fallece a los 85 años

Cuando Juan Antonio Bardem le propuso a Betsy Blair participar en su nueva película, Calle mayor (1956), la actriz se negó. "No quería trabajar en la España franquista", señaló a este diario en 1987, cuando acudió a Madrid para participar en el 30º aniversario de la película del cineasta madrileño. "Pero Bardem, justamente, me dijo que su película se proponía reflejar la mediocridad de la situación política y los primeros conatos de inconformismo que aparecían en el entorno".

Aquel papel en Calle mayor convertiría a esta actriz estadounidense, fallecida el pasado viernes en Londres a los 85 años tras una larga enfermedad, en uno de los personajes inolvidables de la historia del cine español. "Para mí, norteamericana, fue difícil meterme en la carne del personaje. Conseguí hacerlo gracias a los consejos de Bardem". Tan estrecha fue la relación del cineasta con sus intérpretes en semejante contexto político, que cuando Bardem fue detenido durante el rodaje, Blair y el resto del equipo se negaron a cambiar de director.

Con todo, en Estados Unidos, su país natal, Blair fue conocida sobre todo por su matrimonio con el bailarín y coreógrafo Gene Kelly (Cantando bajo la lluvia), a quien se unió cuando Kelly tenía 29 años y ella 17, por haber sido nominada a un Oscar y por haber sido incluida en una infame lista negra en Hollywood.

De Times Square al cielo de Hollywood

La vida de la pelirroja Blair cambió en un nightclub de Times Square siendo ella una adolescente. Nacida Elizabeth Winifred Boger el 11 de diciembre de 1923 en Cliffside Park, en Nueva Jersey, pronto destacó como modelo infantil y bailarina. Pero fue aquel local de Manhattan el que de verdad catapultó su carrera, porque allí conoció a un tal Eugene Curran Kelly, más conocido como Gene Kelly, que se casó con ella en 1941.

Con él se trasladó a Hollywood, donde la progresión estelar de Kelly como actor, bailarín y coreógrafo la llevó a codearse con un rutilante círculo social, entre los que se contaban Noël Coward, Frank Sinatra, Judy Garland y Marilyn Monroe. Tras 16 años de matrimonio, se divorciaron en 1957 y Blair volvió a casarse con el director checo Karen Reisz.

El mismo compromiso que Blair mostró con Bardem en España le costó caro al acercarse a diversas causas de izquierdas en Estados Unidos, donde incluso estuvo a punto de afiliarse al partido comunista. De hecho, su participación en Marty (1956), junto a Ernest Borgnine, por la que fue nominada al Oscar de mejor actriz de reparto, fue su último trabajo, tal como escribió Blair en sus memorias, The memory of all that: love and politics in New York, Hollywood and Paris (2003). Después de aquello se trasladó a Paris y más tarde a Londres, donde se asentó definitivamente. Fue en la capital británica donde falleció el pasado viernes tras sufrir una larga enfermedad, según ha señalado su hija, Kerry Kelly Novick, en The New York Times.