Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Betsy Blair, la solitaria de 'Calle Mayor', recuerda la España de 1956

Reestreno y homenaje a Bardem 30 años después

La actriz Betsy Blair asistió anoche en Madrid al reestreno de Calle Mayor, la película de Juan Antonio Bardem que retrató la vida provinciana de la España de 1956. La velada se convirtió en un reconocimiento al director de filmes claves del cine español, como Muerte de un ciclista y Cómicos, y tuvo carácter de estreno oficial. El acto fue la culminación del homenaje a Bardem impulsado por el Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales. Al reestreno de anoche asistieron los principales actores de la película y una nutrida representación del cine español. Treinta años después, Blair apenas reconoce "la España extrema" que vivió durante el rodaje.

A los 15 años, Betsy Blair trabajaba en Nueva York como chica de conjunto. Era una bailarina flexible, una virtuosa del claqué. Pero no tenía pretensiones de ser una gran figura. A los ocho años se dio cuenta de que las uñas de los pies podían llegar a sangrar si llevaba demasiado tiempo las zapatillas de ballet. "Demasiado sacrificio", se dijo. Así, desdeñó la disciplina de la formación clásica y empezó a trabajar en cuanto pudo en el espectáculo. De ese modo, entre los 15 y los 17 años se dedicó a alegrar las noches de los visitantes de un club de Nueva York.En un club neoyorkino conoció a Gene Kelly, su primer marido y el padre de su hijo. Gene Kelly era entonces coreógrafo en un club nocturno. "Él me contrató y empezamos a trabajar juntos. Fue muy divertido".

Gene Kelly tenía 29 años cuando conoció a Betsy Blair, que sólo había cumplido los 16. El coreógrafo, haciendo gala de sus artes de seductor y de su condición de católico, jugó sin escrúpulos la baza de Pigmalión, pero tuvo la honradez de decirle a Betsy: "Eres aún demasiado joven para estar enamorada, así que piénsatelo con calma". Pero,' Kelly firmó un contrato con Hollywood y la pareja se casó para trasladarse a Beverly Hills. "Gene Kelly fue casi todo para mí. Fue mi maestro como mujer y también como bailarina. También me influyó en mis ideas liberales y de izquierda, aunque en este aspecto yo fui más exaltada que él".Mientras Gene Kelly ascendía a golpe de pirueta, Blair trabajó en pequeños teatros de Los Angeles hasta conseguir, cinco años después, su bautizo cinematográfico. "George Cukor me convenció para que hiciera unas pruebas. Pese a que sabía que no me interesaba el cine, estaba interesado en que trabajara en una de sus películas".

Cukor antes de Bardem

Con Cukor hizo, en efecto, un corto papel en A double life, película que motivó que Juan Antonio Bardem la contratara más tarde para Calle Mayor. Antes del filme español, Blair participó en Marty, la película de Ernest Borgnine que mereció . un oscar. Pero también sufrió la resaca de la caza de brujas. "Durante un período estuve en la lista negra y' no me llamaban".Betsy Blair no quiso, al principio, atender la petición de Bardem para trabajar en Calle Mayor. "No quería trabajar en la España franquista lo mismo que ahora de ningún modo trabajaría en Suráfrica. Pero Bardem, justamente, me dijo que su película se proponía reflejar la mediocridad de la situación política y los primeros conatos de inconformismo que aparecían en el entorno". El rodaje se realizó en Logroño y Cuenca, ciudades que a Blair le parecieron hermosas. Pero también "extrañas" en cuanto a sus hábitos y costumbres.

Cuando Bardem fue detenido, durante el rodaje, Betsy Blair y sus compañeros se negaron obstinadamente a cambiar de director. Cuando aquél fue liberado, la película, al fin, pudo terminarse. "Para mí, norteamericana, fue díficil meterme en la carne del personaje. Conseguí hacerlo gracias a los consejos de Bardem".

En 1958, Betsy Blair se trasladó definitivamente a Europa, tras su divorcio con Gene Kelly. "Todos mis amigos me dijeron que fui valiente al empezar la vida aquí". Primero en Francia y luego en el Reino Unido, Betsy Blair trató de enderezar una carrera cinematográfica que había surgido por azar, pero a la que deseaba dedicarse con toda su voluntad. Pese a ello, Blair deja claro que en su vida "siempre ha habido cosas más importantes que el cine".Casada en segundas nupcias con el director británico Karel Reisz, teórico del free cinema británico de los sesenta, Blair reside en Londres. No obstante, afirma que le gustaría volver a trabajar en nuestro país. Asegura que tiene que reconocer que su carrera como actriz no ha sido brillante. Pero declara que "en conjunto, mi vida ha sido dichosa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 1987