Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierto el que podría ser el único retrato de Shakespeare en vida

La imagen, oculta durante siglos, pretende cerrar el debate sobre la imagen real del bardo inglés

El descubrimiento de un nuevo retrato de William Shakespeare que podría ser el único realizado en vida al dramaturgo inglés pretende cerrar, al menos de momento, el debate sobre su imagen real. El profesor Stanley Wells, quien fuera director del Instituto Shakespeare, aseguró hoy estar "convencido" de que este es el único retrato que se le hizo a Shakespeare en vida y que el resto de los conocidos hasta el momento son únicamente copias.

La imagen del escritor inglés más importante de todos los tiempos, presentada hoy en Londres, ha permanecido durante siglos oculta entre los cuadros que posee la familia Cobbe. Fue uno de sus miembros, Alec Cobbe, quien al visitar una exposición sobre Shakespeare organizada en 2006 por la Galería Nacional de Retratos, de Londres, se dio cuenta de que en su colección había uno muy similar al exhibido en este museo.

En esa muestra, los organizadores ya reconocían que la identidad de la persona que aparece en el cuadro que exponían -conocido como el retrato "Chandos" y que actualmente está en la biblioteca Folger- no estaba probada y que no existía la certeza de fuera un retrato hecho en vida a Shakespeare.

Pruebas de rayos X e infrarrojos

El profesor Wells justificó su confianza en que el retrato que posee la familia Cobbe sea por fin la imagen real del escritor inglés por el resultado de las pruebas científicas a las que ha sido sometido el cuadro, y que en su opinión demuestran que los otros tres retratos conocidos hasta el momento son meras copias. Concretamente, existen dos retratos de Shakespeare en las colecciones privadas de Folger y FitzGerald, mientras que un tercero conocido como el de Ellenborough se perdió en el año 1947. El cuadro de los Cobbe pasó por un examen con rayos-X, otro con infrarojos y un tercero centrado en la antigüedad de la madera utilizada por el retratista para conocer la fecha en que fue pintado.

De estos estudios se extrae la conclusión de que el retrato fue realizado en 1610, cuando el genial escritor inglés tenía 46 años, sólo seis antes de su muerte. Del pintor nada se sabe, aunque el conservador de la Colección Cobbe, Mark Broch, explicó que es posible "que el pintor pusiera su nombre en el marco, pero éste ha desaparecido". El retrato presentado hoy muestra un Shakespeare con perilla, sin pendiente en la oreja izquierda -adorno que sí aparece en otros retratos-, y con una larga nariz, todo ello en un fondo azul sobre el que están inscritas en la parte superior las palabras Principium amicitias.

El hecho de que esta imagen se hiciera en vida de Shakespeare -como parecen demostrar los exámenes realizados- hace que sea "más cercana a la realidad" que la del grabado Droeshout, publicado en 1623 y que hasta ahora había sido la que tradicionalmente se ha trasladado del autor, según explicaron hoy los expertos. Este cuadro formará parte de una exposición que estará abierta al público desde el 23 de abril hasta el 4 de septiembre de este año, cuando se cumplen 400 años de la publicación de los Sonetos del escritor inglés.

Sonetos sin destinatario

Sobre los sonetos, Mark Broch indicó hoy que se ha especulado mucho tiempo sobre quién era el destinatario de esos textos y sobre si Shakespeare mantenía una relación sentimental con esa persona -ya fuera hombre o mujer-, aunque por el momento "es imposible decir nada sobre el carácter sexual de esa relación". Este debate se debe a que en la primera parte de su serie de sonetos se hace referencia a "un joven" mientras que después se habla de una misteriosa dama negra, lo que sumado al contenido sexual que tienen estos textos suscitan las dudas acerca de la orientación sexual del escritor inglés.

Por otro lado, también hoy se ha confirmado que debajo de lo que hoy es un almacén abandonado de Shoreditch se encuentran los restos del primer teatro de Londres, construido en 1576 por James Burgage y donde Shakespeare escribió y participó en la representación de su obra más Conocida, Romeo y Julieta.

Hallados los restos del primer teatro de Shakespeare

Un grupo de arqueólogos británicos ha informado hoy del descubrimiento del primer teatro en el que el dramaturgo isabelino William Shakespeare representó sus obras. Construido en 1576 por el actor y productor teatral James Burbage, The Theatre (El Teatro) acogió con seguridad el estreno de Romeo y Julieta, Hamlet y algunas de sus comedias como Sueño de una Noche de Verano, entre otras obras.

Las excavaciones en lo que es hoy un almacén en desuso han permitido descubrir los restos de la pared interior del teatro, que tenía forma poligonal, han explicado los arqueólogos. Según éstos, probablemente no había pared exterior sino tan sólo una serie de pilares de ladrillo que sostenían los pisos superiores. A metro y medio por debajo del nivel de la calle se descubrió una superficie de grava en pendiente que se cree fue el patio descubierto donde los espectadores veían de pie el espectáculo. Los arqueólogos creen que el escenario propiamente dicho tal vez esté sepultado bajo unas casas próximas.

Según Taryn Nixon, del Museo de Londres, el teatro se construyó en lo que eran entonces las afueras de la ciudad de Londres, lugar adonde el alcalde "desterró" los espectáculos teatrales como otro tipo de diversiones "pecaminosas".

El teatro, que acogió a la compañía del propio Shakespeare, llamada The King's Men, se desmanteló en 1597 y las maderas utilizadas en su construcción se emplearían más tarde para construir un nuevo teatro, el famoso The Globe, junto al Támesis.

La compañía Tower Theatre se propone crear en ese lugar un teatro similar al original que sirva para montajes teatrales y otras actividades culturales. A tal fin lanzará una campaña de recaudación de fondos por un total de 3,3 millones de libras (3,6 millones de euros). The Globe, construido por el mismo James Burbage, ha sido también reconstruido conforme al original gracias a los esfuerzos del actor y director norteamericano Sam Wanamaker. Éste creó en 1970 la fundación Shakespeare Globe con el objetivo de reconstruir el teatro original, pero no pudo verlo terminado ya que falleció en 1993 y las obras, comenzadas en 1987, no acabaron hasta 1997.

Más información