Los superhéroes luchan para salir del armario

Las grandes editoriales de cómic, como Marvel y DC, comienzan a dar entrada a los enmascarados homosexuales

Cuando el 11 de septiembre de 2001 cayeron las torres gemelas, el mundo del cómic cambió sus historias para reflejar la nueva realidad mundial. Ahora, hay un debate en torno a los matrimonios entre personas del mismo sexo y las grandes editoriales se preguntan: ¿puede un superhéroe ser gay? Las dos editoriales de cómic de superhéroes más conocidas, Marvel y DC, están avanzando poco a poco para tantear cómo acepta el público tradicional de cómics que sus héroes salgan del armario. Algunos personajes ya han reconocido abiertamente su homosexualidd.

No fueron los primeros, pero el caso de Midnighter y Apollo, del grupo especial The Authority, fue el más sonado. Warren Ellis y Bryan Hitch crearon con esta serie -publicada en español por Planeta de Agostini- el modelo de superhéroe del siglo XXI, enfrentando a los protagonistas con conflictos modernos en un contexto actual. The Authority fue todo un éxito de ventas, en ella aparecían dos personajes espejo de Superman y Batman que eran pareja, y eso dio qué pensar a las grandes editoriales: si los gays triunfan en los tebeos, ¿por qué no aprovechar el tirón?

"Marvel y DC hacen experimentos con personajes homosexuales, pero es algo a nivel comercial, para ver qué tirón tienen entre el aficionado", ha comentado Sebas Martín, uno de los autores españoles de cómic gay más prolíficos. Sebas Martín compartió el pasado fin de semana en Expocómic mesa redonda y taller de dibujo con Carlos Pacheco, el español más conocido en la meca del tebeo americano.

En ese mano a mano, Pacheco "puso sobre la mesa la estética sadomaso de muchos de los personajes a los que había dado forma; como la relación imposible entre Catwoman y Batman en comparación con la que mantienen Superman y Lois Lane", mientras que Martín habló de la apariencia "filogay" de la que beben la mayoría de las mujeres de cómic.

Veteranas lesbianas superheroicas

Y es que resulta bien distinta la homosexualidad masculina y femenina en las historietas; mientras que los gays han tardado en cobrar protagonismo, las lesbianas son veteranas curtidas en las viñetas de superhéroes. "Quizá sea porque la homosexualidad femenina contribuye a las fantasías sexuales de los hombres y comercialmente tiene tirón, pero no entre las mujeres", opina Martín, mientras que "la homosexualidad masculina va dirigida al gay".

Para la comunidad gay, Marvel ha revelado la homosexualidad del personaje más fuerte de los X-Men, Coloso. En una historia escrita por el prestigioso guionista Mark Millar, quien también se encargó de la segunda etapa de The Authority, el hombre de acero orgánico revela su verdadera identidad sexual (eso sí, lo hace en una de las colecciones que se sitúan en universos alternativos. El personaje original sigue siendo heterosexual).

Con la polémica en California sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo, que estuvieron "legalizados" durante unos meses y se prohibieron por referéndum el mismo día de la victoria de Barack Obama, también llegó a las librerías la historia en la que Rawhide Kid, un vaquero de Marvel de los años 50, confesaba su amor por el Llanero Solitario. California fue el Estado que encendió la mecha, por la presión que ejercieron las estrellas de Hollywood sobre el gobernador del Estado, Arnold Schwarzenegger, pero Connecticut, Vermont, Nueva Jersey y New Hampshire ya habían legislado antes algún tipo de unión válida para personas del mismo sexo.

El pionero y la pareja clásica

La situación en los cómics fue muy parecida a la política y antes de que apareciera el primer superhéroe estadounidense gay, las editoriales probaron con extranjeros segundones. Fue el caso de Estrella del Norte, creado en los años ochenta como parte del grupo Alpha Flight. Era un mutante canadiense muy atormentado que participó en un grupo terrorista antes de luchar contra el mal y que dudó mucho antes de reconocer su sexualidad.

Pero las situaciones más obvias de Metrópolis o Gotham City no han sido tratadas todavía. "Lo de Batman y Robin es como un clásico griego -apunta Sebas Martín-, con el hombre maduro que retira al púber de la calle y lo protege". En los cómics antiguos de Bob Kane, el hombre murciélago y el chico maravilla "dormían en la misma habitación, dentro de la gran mansión de Bruce Wayne, en dos camitas continuas", recuerda Martín, para quien "el gran olvidado de esta relación es Alfred, la gran vieja, la gran dama de la que nunca se ha hablado lo suficiente".

Lo más visto en...

Top 50