Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Philippe Claudel se pasa al cine con Scott Thomas de protagonista

El escritor francés presenta en Madrid su película 'Hace mucho que te quiero'

Convencido de que el cine es superior a la literatura porque reúne todas las artes y puede llegar a más gente, el escritor francés Philippe Claudel se ha puesto detrás de la cámara con Hace mucho que te quiero, su ópera prima, que se estrena este viernes, con una magistral Kristin Scott Thomas de protagonista.

Avalada por el éxito en Francia, Hace mucho que te quiero es la primera película de Philippe Claudel (Nancy, 1962), un escritor que ha alcanzado notoriedad por novelas como Las almas grises (2005) o La nieta del señor Linh (2006), que fue llevada al cine.

Ahora este creador, que es profesor, que escribe guiones, pinta y toca la guitarra eléctrica, según él mismo ha explicado hoy en rueda de prensa, ahonda en este filme conmovedor, lleno de luz y silencios, en temas como la reinserción de una persona que ha estado quince años en la cárcel, las relaciones familiares tras una larga ausencia, la incomunicación, la soledad, la eutanasia y hasta las adopciones.

Y es que en Hace mucho que te quiero la actriz inglesa Kristin Scott Thomas, que fue nominada al Oscar por El paciente inglés, de Anthony Minghella y aclamada por su papel en filmes como Gosford Park, Cuatro bodas y un funeral o El hombre que susurraba a los caballos, da vida a una mujer que ha pasado quince años en la cárcel por matar a su hijo de seis, y que regresa a casa de su hermana, Léa, casada y con dos hijas adoptivas.

La dificultad en la convivencia, el saber encajar los silencios, las preguntas que no se formulan, el aislamiento con un mundo que la mira con desconfianza y que no sabe qué es lo que realmente ha pasado, pueblan este "tapiz", situado en Nancy, al norte de Francia, la ciudad de nacimiento de Claudel, quien ha pasado años impartiendo clases a los presos.

"Toco muchos elementos. He querido tejer una pequeña colcha con muchos hilos de los que ir tirando, y todo ello para poder hablar de las relaciones con los otros, de lo terrible que es pasar por la cárcel y como ésta machaca al que pasa por ella. Quiero contar cómo un ser humano es capaz de reaccionar y sobreponerse, o no, ante la dureza de la vida", ha argumentado este realizador.

Y para poder abundar en estos temas, Philippe Claudel asegura que ha preferido el cine a la literatura. "Todo esto no lo hubiera podido explicar en una novela porque cuando hice este guión era una historia tan cercana para mí que quería llevarla a la pantalla para poder trasmitir esos silenciosos y esa luz que lleva implícita la historia. Era como una paleta de colores que quería plasmar", subraya.

Para su opera prima, Claudel ha contado con una de las actrices más prestigiosas Scott Thomas, de quien dice que es "una maravillosa actriz, muy inteligente" y que no fue nada difícil que aceptase el papel. "No fue difícil -dice-, en primer lugar, ella vive en Francia desde hace 25 años; y segundo, es la primera vez que es protagonista total de una película. Además, aceptó, no sé si otra lo hubiera hecho, ir sin maquillaje y sin ningún glamour en toda la película.

También la obligué a fumar, que ella no lo hace, unos cigarros tan fuertes que la hicieran sentirse tan incomoda como con su atuendo". Elsa Zylberstein da vida a la hermana de Thomas, una joven actriz nominada tres veces al Cesar a la Mejor Actriz Revelación, Premio Romy Scheneider en 1993 y con numerosa filmografía a su espalda.

"No me gustan las grandes super producciones que te obligan a estar pendiente de la presión del productor, ni trabajar con grandes nombres que piden mucho dinero. Solo quiero mostrar un proyecto sin grandes ruidos", concluyó este creador al que la promoción de esta película por todo el mundo le tendrá alejado un tiempo tanto de la novela como del cine.