Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Madonna vuelve a la discoteca con 'Hard Candy'

ELPAÍS.com ha hecho una primera escucha de su nuevo disco, a la venta el 29 de abril

Hard Candy, que se estrena el próximo martes 29 de abril, promete. Sus doce temas aportan un pizca de sal y pimienta al tono discotequero del anterior, Confessions on a dance floor, dándole matices más oscuros pero igual de bailables. Las manos de Timbaland y Pharrel Williams, omnipresentes en todos los tracks del álbum, se dejan notar tanto como la de la propia Madonna. Mucho bombo potente y a veces sincopado, y las atmósferas y cambios de tiempo made in "el Rey Midas" son las notas que caracterizan este nuevo y esperado trabajo. No hay que olvidar a Justin Timberlake, que también aporta su granito de arena al incluir en muchos de los temas su voz melosa.

Candy Shop, el primero de los cortes, suena a segundo single, por su contundencia y calidad, por su melodía y su similitud a los temas de altura del anterior elepé. 4 Minutes, tema ya escuchado por todos, es un ejemplo claro de los que propone la artista para este su último álbum con Warner. Un ejemplo que alguna de las canciones, como Give it 2 me o Incredible parecen no seguir del todo. Y es que es no es tarea fácil editar un disco lleno de sencillos, y más aún dos seguidos si contamos el Confessions.... Otras composiciones, como Heartbeat o Dance 2night, sí tienen alma propia.

El inconfundible estilo con el que el otro colaborador vocal en el disco, el triunfador Kanye West, rapea sobre la voz de la cantante, también aporta a Beat goes on un espíritu propio. Caso aparte sería Spanish Lesson que, a lomos de guitarra, cabalga sobre una influencia española acentuada y huele a flamenco-fusión.

En cuanto a letras, Madonna y sus colaboradores se han lucido, sin sorprender a nadie por ser cosa habitual en ellos. Resalta la dulce y armoniosa composición de Miles away y aún más la ironía embebida en el tema llamado She's not me, en el que con fino humor e indirectas se mete con 'Britneys' y 'Aguileras'. Y por si fuera poco, dando fin a los 56 minutos que dura este álbum, se pueden encontrar dos perlas, Devil wouldn?t recognize you y Voices, dos temas de ritmo denso e inusuales coros: la zona chill out de la discoteca propia de la Ciccione.

En resumen, Madonna vuelve a ser la que era y la que es, al alfa y omega de la mayor reina del pop que nunca salió de la pista de baile.