Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Francisco Candel, cronista de la inmigración en Cataluña

El autor de 'Los otros catalanes' ha fallecido en Barcelona a los 82 años tras una larga enfermedad

El escritor y ex senador Francisco Candel murió la madrugada de hoy en la Clínica de l'Aliança de Barcelona a sus 82 años, después de una larga enfermedad, confirmó una portavoz de la Fundación Paco Candel.

Según la citada fuente, la capilla ardiente se instalará a lo largo de hoy en el Palau de la Generalitat. El funeral se celebrará mañana a las 12 horas en la iglesia Nostra Senyora del Port, en la Zona Franca de Barcelona.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, asistirá poco después del mediodía a la llegada del cuerpo y recibirá a la familia del escritor, momento que aprovechará para comunicarles personalmente su pésame.

La capilla ardiente, que se instalará en el salón de Sant Jordi, se abrirá al público entre las 14.00 horas y las 20.30 horas de hoy, viernes, y entre las 9.00 horas y las 10.30 horas, de mañana, sábado 24 de noviembre.

Inmigrante en Barcelona

Francisco Candel nació el 31 de mayo de 1925 en Casas Altas (Valencia). A los dos años sus padres se trasladaron a vivir a Barcelona, donde el escritor residió el resto de su vida.

Candel escribió novelas, cuentos y ensayos. Gran parte de su obra la dedicó a la ola migratoria que llegó a Catalunya en los años 60. De entre sus obras destacan Els altres catalans' (1964), Donde la ciudad cambia de nombre (1957), Parlem-ne' (1967), Trenta mil pessetes per un home (1968), Los que nunca opinan(1971), Encara més sobre els altres catalans (1973) y Un charnego en el senado (1979).

También destacó como periodista. Dibujó en la revista 'Ideal', y colaboró en varias publicaciones como el diario Avui y la publicación La Marina de la Zona Franca, barrio donde vivió gran parte de su vida.

Además, Candel destacó como figura política. Afiliado al PSUC, Candel fue nombrado senador en 1977 por la demarcación de Barcelona bajo la candidatura de la Entesa dels Catalans. En 1979 fue regidor de Cultura en el Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat (Barceloa).

En 2003 Candel fue distinguido con la Medalla de Oro de la Generalitat. Una año después recibió la Medalla de Honor de Barcelona. El año 2000 ya obtuvo el Premio de Honor Ciutat de L'Hospitalet.

Charnego universal

Con la muerte de Francesc Candel, un charnego universal, voz de los más necesitados y de los inmigrantes de los años 40 y 50, desaparece una persona que trabajó siempre en favor de la cohesión social, partiendo de la premisa de que es catalán quien está en Cataluña, "excepto que no te dé la gana".

De joven recaló en las denominadas barracas de Montjuïc, aunque después fue al barrio obrero de la Zona Franca, donde ha residido hasta el final de sus días, entre sus vecinos de siempre y los nuevos inmigrantes que han llegado al distrito en los últimos años, procedntes de países de todo el mundo.

La realidad de andaluces, murcianos y extremeños

Estudiante del grupo escolar de Sant Ramon de Penyafort hasta los catorce años, Candel trabajó en diferentes oficios, aunque se le conoce por ser el autor de más de una cincuentena de libros, de los que sobresale el ensayo Els altres catalans (Los otros catalanes), un estudio sociológico surgido en 1964, durante el gran crecimiento económico de Cataluña.

En este libro relata la realidad cotidiana de esas miles de personas procedentes de Andalucía, Murcia, Galicia o Extremadura, instaladas en suburbios como los de Can Tunis, Verdum o la Trinitat, aislados de la población autóctona y que no podían integrarse en la sociedad catalana.

Candel defendió siempre que los nuevos catalanes debían contribuir a la construcción de la sociedad catalana, en lugar de combatirla o desfigurarla, y reivindicó en positivo la denominación de charnego, al tiempo que denunciaba sus difíciles condiciones de vida.

Su incursión en el mundo literario se inició en el año 1956 con el título Hay una juventud que aguarda, al que siguió Donde la ciudad cambia su nombre y Han matado un hombre, han roto el paisaje, en 1959.

Además de Els altres catalans, Candel fue también autor de otros libros situados en la misma órbita como Parlem-ne -Hablemos- (1967), y Encara més sobre els altres catalans -Aún más sobre los otros catalanes- (1973) y, ya en 1985, Els altres catalans vint anys després -Los otros catalanes veinte años después-, así como La nova pobresa -La nueva pobreza-, en 1988.

Siempre cercano a la izquierda política y sociológica, en 1977 fue elegido senador por Barcelona dentro de la coalición Entesa dels Catalans, y fruto de aquella experiencia publicó Un charnego en el Senado (1979).

Luchador por la cohesión social

Candel, que había renunciado a utilizar el ordenador, así como el teléfono móvil, colaboró también en varios medios de comuniación como Tele/Expréss, Serra d'Or y Avui En 2003 recibió la Medalla de Oro de la Generalitat y contaba ya desde 1983 con la Cruz de Sant Jordi.

Si algo hay de común en todas las reacciones que ha provocado hoy la noticia de su muerte, a los 82 años de edad, es la insistencia en considerarle un referente en Cataluña y un férreo luchador en favor de la cohesión social.

Su mensaje, según han recordado políticos, sindicalistas y escritores, no ha perdido ni un ápice de actualidad cuando Cataluña asiste desde hace unos años a un nuevo movimiento migratorio de importantes dimensiones, protagonizado esta vez por personas llegadas de otros países, en especial de Sudamérica y del Magreb.