Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Harry Potter encuentra el amor y su destino en 'La orden del Fénix'

Gran espectación por el estreno mundial de la quinta parte de la saga

Lord Voldemort ha recuperado su poder. Harry Potter lo averiguó en la cuarta película de la saga -El cáliz de fuego- pero, a parte de sus amigos, nadie le cree en su nueva aventura. En Harry Potter y la orden del fénix, que llega hoy en estreno tempranero a los cines de todo el mundo con largas colas de fans ataviados como sus ídolos, el joven aprendiz de mago se enfrentará a la incomprensión de la comunidad mágica, a su mortal enemigo, conocerá una sociedad secreta de hechiceros y, entre sobresalto y sobresalto, tendrá tiempo de darse su primer besito. Y por si todo esto no fuera suficiente, también descubrirá su destino, profecía mediante. Ahí es nada.

Ser adolescente no es fácil. Uno se siente incomprendido, quiere hacer cosas de mayores, descubre el sexo y nota cambios en el cuerpo, como vello donde antes no lo había. Pero ser adolescente y mago, como Potter, ya es el colmo: no le salen bien los hechizos con los gallos derivados del cambio de voz, la varita se pone incontrolable debido a la eclosión de la testosterona y, encima, se siente un incomprendido. En su caso no es para menos: en La orden del fénix toda la comunidad mágica ha dado la espalda al mago, ahora púber, ya que nadie quiere creer en el retorno de El que no debe ser nombrado.

Lord Voldemort llevaba cuatro libros -y sus correspondientes pelis- intentando resurgir de sus cenizas, del amasijo de carne al que había quedado reducido tras intentar acabar con Harry Potter con la maldición Avada kadabra y que, también, dejó como secuela la cicatriz en forma de rayo que hizo famoso al mozo. Y, como todos los fans y espectadores de la anterior entrega saben, en El caliz de fuego Voldemort consiguió recuperar su inmenso poder. Aunque el Ministerio de Magia y la mayoría de los profesores de Hogwarts no creen a Potter, la guerra se va cociendo en secreto. Voldemort, interpretado de nuevo por Ralph Fiennes, reunirá a su equipo de mortífagos -magos malosos-; y, por su parte, la sociedad secreta de aurores -cazadores de mortífagos- La orden del fénix, se prepara para la lucha.

La selectividad mágica

Eso sí, esta eclosión de magos buenos y malos brindará al espectador la oportunidad de encontrarse con una legión de actores de renombre como Michael Gambon (Albus Dumbledore) Robbie Coltrane (Rubeus Hagrid) Gary Oldman (Sirius Black) Alan Rickman (Severus Snape) Maggie Smith (Minerva McGonagall) David Thewlis (Remus Lupin) o Emma Thompson (Sybil Trelawney) lanzándose maldiciones por doquier los unos a los otros. En medio de esta situación, Harry Potter, Ron Weasley y Hermione Granger, interpretados una vez más por Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson, deben empezar a tomar las riendas de su vida, decidir qué clase de magos quieren ser -los hay que trabajan en un ministerio, en un banco mágico, vendiendo varitas o que son aurores- y preparar la selectividad mágica, los exámenes TIMO (Título Indispensable de Magia Ordinaria).

Así, por muy hechiceros que sean, estos jóvenes deben empezar a tomar las riendas de su vida, como cualquier mozuelo en la vida real cuando cumple cierta edad. Este encontronazo de la madurez personal y el mágico mundo creado por J.K. Rowling es uno de los rasgos principales de la nueva aventura y así lo explica el director de la cinta, David Yates, debutante en el mundo de Potter. "La orden del Fénix es una mezcla de toda la magia y la diversión" de la saga con "temas e ideas un poco más complicados", como "la rebelión, entender los límites de la madurez, descubrir lo difícil que puede ser el mundo y cómo a veces tienes que abrirte camino por ti mismo en él", sostuvo en declaraciones a la Warner Bros.

Pero no todo serán disgustos en forma de Voldemort, encontronazos con la madurez y decisiones sobre su futuro para el ya no tan joven Potter. En esta película se dará su primer beso con una chica, un momento lleno de nerviosismo y torpeza pero, claro, repleto de magia. Ya tuvo su aquél durante el rodaje: Raddclife y Katie Leung, la actriz que da vida a su novieta en la película, Cho Chang, tuvieron que repetir la escena 30 veces para que quedara perfecta. Eso sí, Chang defendió que "Daniel da buenos besos".

El libro que supuso un punto de inflexión en la saga, con los primeros trazos que perfilarán la segunda guerra mágica entre mortífagos y los aurores y con la revelación del destino de Harry Potter gracias a una profecía, llega hoy día 11 a las salas de todo el mundo, adelantada sobremanera como están acostumbrándonos últimamente las productoras -véase Piratas del Caribe, Spiderman 3 o Transformers. Con 138 minutos, La orden del fénix es la entrega más corta de la saga a pesar de basarse en el libro más largo de los cinco convertido en película (255.000 palabras). Más Potter, Hogwarts, Voldemort, Dumbledore, magia, Ron, emoción, Hermione, aventuras, Quiditch, escobas y varitas en menos tiempo, todo un ejercicio de concisión por parte de Yates. La respuesta la tendrá el público.