Reportaje:

Mansiones de mafiosos para los discapacitados

Una réplica de la casa del filme 'Scarface' albergará en Nápoles un centro público de fisioterapia

Tony Montana, el mafioso del filme Scarface (1983) interpretado por Al Pacino, muere en una ensalada de balas en su lujosa mansión neoclásica de Miami. La ostentosa vivienda fue copiada en Italia al detalle por un mafioso auténtico, el napolitano Walter Schiavone, quien se gastó dos millones de euros en las obras. La disfrutó durante poco tiempo, porque en 1999 fue detenido mientras intentaba saltar la valla de su jardín. Ahora, según cuenta The Guardian, esa vivienda que representaba el enriquecimiento ilícito será convertida por orden del juez en un centro de fisioterapia para discapacitados.

"La mejor manera que tenemos de luchar contra la mafia y ganarnos a la comunidad local es servirnos de los símbolos de poder la mafía y ponerlos al servicio de la ciudadanía", declara a ese periódico un alto funcionario regional de Campania.

El hermano del jefe del temido clan de los Casalesi, cuenta el Guardian encargó la vivienda a un arquitecto a quien le envió un vídeo del filme. Le pidió que construyera lo que veía en la película.

En la zona, la vivienda es conocida como "Hollywood". Poseé una terraza que mira sobre un inmenso jardín con piscina y ornamentos clásicos. Una terraza como desde la que Al Pacino se despacha ametrallando a medio reparto al final de la película.

Los detalles lujos han desaparecido del interior de la mansión. Tras el arresto de Schiavone, sus hombres arrancaron los mármoles y maderas nobles, y se llevaron el mobiliario de valor. Después llenaron las dependencias de neumáticos viejos y les prendieron fuego. Ahora la mansión será reformada para abrir el año que viene como centro de fisioterapia.

Al Pacino, que interpreta a Tony Montana, toma un baño en el jacuzzi de su mansión.
Al Pacino, que interpreta a Tony Montana, toma un baño en el jacuzzi de su mansión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS