Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el novelista Kurt Vonnegut a los 84 años

El autor de 'Matadero 5' fallece en Nueva York debido a daños cerebrales

El escritor estadounidense Kurt Vonnegut, satírico infatigable, icono de la contracultura de los 60 y autor de obras como Matadero 5 (Slaughterhouse-Five), considerada una de las más destacadas novelas antibélicas del siglo XX, ha fallecido en Nueva York, a los 84 años, según informa hoy el diario The New York Times.

Vonnegut, conocido también por Cat's Cradle, God Bless you, Mr. Rosewater y Desayuno de campeones, murió la pasada noche en Manhattan, ha indicado su esposa, la fotógrafa Jill Krementz, quien ha revelado que el escritor había sufrido daños cerebrales tras una caída hace unas semanas.

Autor de 14 novelas, además de numerosos relatos de ciencia-ficción, ensayos y otras obras, Vonnegut se hizo famoso por su estilo satírico, su crítica social y su humor negro.

Considerado un icono de la contracultura en la sociedad de Estados Unidos, cuyo estilo de vida criticó insistentemente en sus libros, Vonnegut fue particularmente admirado por los estudiantes universitarios de las décadas de los años 60 y 70, cuando escribió gran parte de su obra. En aquellos años se podía encontrar ediciones baratas manoseadas en los bolsillos traseros de los vaqueros y en las habitaciones de los campus universitarios en todo Estados Unidos.

Al modo de Mark Twain, otro gran satírico norteamericano, Vonnegut empleaba el humor para abordar las cuestiones fundamentales de la existencia humana: ¿Por qué estamos en este mundo? ¿Hay alguna figura preeminente que le dé sentido a todo esto, un dios que después de todo , a pesar de hacer sufir a la gente, les quiera bien?

Junto a los grandes asuntos metafísicos, Vonnegut también combinó su estilo irónico, la ciencia ficción, las bromas y la filosofía para sacar a la luz las incongruencias de la sociedad de consumo, por ejemplo, o los efectos de la devastación del medio ambiente.

Símbolo antibélico

El momento crucial de su vida fue el bombardeo de Dresde, en Alemania, por las fuerzas aliadas, durante la Segunda Guerra Mundial. El propio Vonnegut vivió como soldado la destrucción de la joya de la arquitectura alemana, en que murieron cientos de miles de civiles, muchos de ellos quemados vivos o asfixiados. "El bombardeo de Dresde fue una obra de arte", escribió el novelista. Fue, añadió, "una torre de humo y llamas para conmemorar la rabia y el desengaño de tantos a quienes se les había pervertido y arruinado la vida por la indescriptible avaricia y vanidad y crueldad de Alemania".

Su experiencia en el asedio y el bombardeo aliado de Dresde fue la base de Matadero-5, publicada en 1969, como una carga de profundidad en un país inmerso en la guerra de Vietnam, un creciente malestar racial y una ola generalizada de revuelta cultural y social. La novela, que mezclaba la realidad y la ciencia-ficción para satirizar la sociedad de posguerra y, en particular, la crueldad bélica, le dio notoriedad y se convirtió en uno de los libros simbólicos del pacifismo.

Un innovador infantigable

Vonnegut eludía la estructura narrativa y la puntuación habituales. Sus textos entretejían la ficción y la autobiografía, como en Matadero-5, y en ellos abundaban los párrafos con una sola oración, los signos de exclamación y las cursivas. El novelista Graham Greene lo consideró "uno de los escritores norteamericanos vivos más capaces". Algunos críticos incluso señalaron que había inventado una nueva categoría literaria, en el que insuflaba humor y relevancia moral a la ciencia ficción y la elevaba al nivel de la literatura seria.

Su constante crítica social, con tendencia a la sátira y al humor negro y el empleo de técnicas vanguardistas y elementos fantásticos fueron las claves en las que cimentó su prestigio como autor.

Filósofo de tebeo

Vonnegut también fue acusado de repetirse, de reciclar temas y personajes, y algunos lectores consideraban que su trabajo era incoherente. Su críticos más duros le tildaron de ser un filósofo de tebeo y un suministrador de aforismo vacíos.

Vonnegut, que se definía a sí mismo como un escéptico religioso y un librepensador humanista, había nacido en 1922 en Indianápolis, ciudad que había declarado 2007 como el año del escritor.