Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vicepresidenta abre en Madrid la lectura de 'Cien años de soledad' en homenaje a García Márquez

Personalidades de la política y la cultura leen la obra para celebrar los 80 años del autor y los 40 de la novela

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha sido la encargada de abrir esta mañana la lectura pública de Cien años de soledad, el acto central del homenaje que la Casa de América y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales rinden a Gabriel García Márquez, que mañana cumple 80 años. A lo largo del día, representantes de la política y del mundo de la cultura prestarán su voz para la lectura de la obra.

El homenaje a García Márquez es múltiple en 2007. Además de los 80 años del escritor, cumple 40 su obra maestra, y hace 25 que fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura.

La lectura pública comenzó a las nueve de la mañana, en la escalinata del Palacio de Linares, sede de la Casa de América, y tras Fernández de la Vega, han seguido recreando distintos pasajes de la novela más representativa del realismo mágico la vicepresidenta del Congreso, Carme Chacón, la secretaria de Estado para la Cooperación Internacional, Leire Pajín, o la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez.

Cada uno de los lectores dispone de 15 minutos, equivalente a siete páginas, para poder completar las 16 horas que los organizadores han calculado que llevará la lectura completa de Cien años de Soledad.

También mostrarán su admiración por Gabo representantes del mundo del arte, del cine, de la literatura y de la prensa, como Marisa Paredes, Mariano Barroso, Sergio Cabrera, Mercedes Sampietro, Ángeles González Sinde, Emma Suárez, Jorge Franco, Jorge Eduardo Benavides, Fernando Ampuero, Montxo Armendáriz, Iñaki Gabilondo y Lola Álvarez.

Gabriel García Márquez escribió en México Cien años de soledad, que fue editada el 5 de junio de 1967, por la editorial Sudamericana. Su obra maestra fue decisiva para que la Academia Sueca le otorgara en 1982 el Premio Nobel de Literatura, y está considerada una de las mejores novelas de todos los tiempos.