Blecua ingresa en la Real Academia Española con un homenaje al primer Diccionario

El filósofo zaragozano ocupa la vacante de Emilio Lorenzo en la RAE

José Manuel Blecua se ha convertido hoy en miembro de la Real Academia Española con una amena intervención sobre el Diccionario de Autoridades, el primer diccionario de la RAE. Como si de una novela policíaca se tratara, Blecua ha mezclado anécdotas y reflexiones teóricas para contar las peripecias que sufrió el primer prólogo de la obra. El filólogo zaragozano ha dedicado su discurso de ingreso en la RAE a la historia de aquel primer diccionario -publicado en seis volúmenes entre 1726 y 1739-, en un acto presidido por la ministra de Educación, Mercedes Cabrera.

El filólogo zaragozano ha tratado de "arrojar un poco de luz" sobre los principios que inspiraron una de las mayores aventuras lingüísticas del siglo XVIII, la del diccionario de Autoridades, "una gigantesca empresa" que demuestra la sólida formación humanística que poseían los primeros académicos.

Aunque Blecua, gran experto en Fonética y Fonología, hace tiempo que colabora con la Academia como responsable de los capítulos dedicados a estas materias en la nueva Gramática que prepara la corporación, ha sido hoy cuando ha tenido lugar su incorporación oficial a la RAE, tres años después de ser elegido académico para ocupar la vacante de Emilio Lorenzo.

El nuevo académico, cuya candidatura fue respaldada en su día por Martín de Riquer, uno de sus maestros, y por Ignacio Bosque y Luis Mateo Díez, ha seguido la tradición y ha dedicado palabras de elogio a Emilio Lorenzo, un hombre que supo unir su "conocimiento solidísimo de la Germanística con una visión agudísima de los procesos y tensiones del español contemporáneo".

Al entrar de lleno en el tema principal de su discurso de investidura, los "Principios del Diccionario de Autoridades", Blecua ha destacado el hermoso grabado de Palomino que hay al comienzo de la obra, en el que aparecen representados el dios Mercurio, "símbolo fundamental de la Elocuencia"; las figuras de la Gramática, la Poesía y la Retórica, y el crisol con el famoso "limpia, fixa y da esplendor" que impulsó los trabajos de la Academia durante siglos.

Lo más visto en...

Top 50