Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Schwartz gana el Premio Primavera de Novela con 'Vichy, 1940'

La escritora puertorriqueña Mayra Santos Febres queda finalista

El escritor Fernando Schwartz ha ganado hoy la X edición del Premio Primavera de Novela, dotado con 200.000 euros, con su obra Vichy, 1940. Por su parte, la escritora puertorriqueña Mayra Santos Febres, con Nuestra señora de la noche, ha quedado finalista de este premio que convoca Espasa Calpe y Ámbito Cultural y que se ha fallado esta mañana en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Tras conocer el fallo, el ganador ha explicado que Vichy, 1940 es "una historia cosmopolita, de víctimas y de las razones que llevan a un héroe a convertirse en villano y a un villano a convertirse en héroe". Ambos galardones, según ha dicho una de los miembros del jurado, la escritora Ana María Matute, han sido concedidos por "mayoría absoluta", imponiéndose así a más de 400 originales -211 de ellos de autores españoles- de 26 países que se presentaron a la décima convocatoria de este premio de gran prestigio. Además de Ana María Matute, el jurado estaba compuesto por Antonio Soler, Ángel Basanta, Ramón Pernas y Pilar Cortés, así como por Mercedes Castro, que ha actuado como secretaria sin voto.

La novela de Schwartz (Ginebra, 1937), diplomático de carrera y cuya actividad le ha llevado a residir en Roma, Viena, Centroamérica, París, Londres, Nueva York, Kuwait o la Haya, se sitúa en la ciudad francesa de Vichy, en el segundo semestre de 1940, cuando se instala el Gobierno francés en esta ciudad balneario un régimen político de carácter colaboracionista instituido en la II Guerra Mundial tras el armisticio franco-alemán con el mariscal Pétain a la cabeza. Una historia que según Basanta tiene dos planos: uno que refleja la posición más o menos rápida de la ciudad balneario para convertirse en refugio de políticos, periodistas, espías, y artistas, entre otra fauna, y su comportamiento.

Amor en tiempos de guerra

El otro plano describe la historia de amor del protagonista, un diplomático retirado, con una joven alemana de origen judío, "condicionada por la guerra y sus situaciones límites". "Es una historia de ambiente muy cosmopolita y muy bien escrita", ha sentenciado Basanta. Schwartz, que ya fue ganador del premio Planeta en 1996 con El desencuentro y finalista del mismo galardón en 1982 con La conspiración del Golfo, ha confesado que su experiencia como diplomático le ha servido en el libro porque "también es una novela de diplomáticos", "pero no tiene nada que ver" con él. "En el principio de una guerra siempre hay una gran desconcierto, y aquí, en medio de la Francia perseguida y torturada, existe un grupo de gente, donde sólo hay sólo víctimas, que están decidiendo de qué lado están en esta guerra, para evitar que les atropelle el tranvía, y en medio hay una historia de amor. Éste es el núcleo gordiano de la novela", ha precisado.

Es una historia muy plástica y visual, según el escritor, que ha estado trabajando en ella más de diez años. Por otra parte, Santos-Febres ha quedado finalista del premio y se ha llevado los 30.000 euros con los que está dotado este galardón, por su novela "Nuestra señora de la noche", "una historia de amor imposible", según ha dicho la autora en una breve conversación telefónica desde Puerto Rico, entre una "madame y un licenciado". Un premio para esta narradora y poeta afroamericana que ha constituido "un auténtico regalo" porque hoy cumple 40 años. Con su obra traducida al inglés, francés, alemán e italiano y galardonada con el premio Juan Rulfo de cuento, Santos-Febres, que vive en Puerto Rico, está considerada una escritora de "prosa sensual, plástica, llena de color y poesía".

Para el escritor Antonio Soler,, Santos-Febre se ha impuesto sobre las demás por su "talento literario. Construye una historia, ambientada en Puerto Rico de los años 30, con un lenguaje admirable". "Me parece particularmente buena" ha añadido. El Premio Primavera de Novela fue creado por la editorial Espasa Calpe y Ámbito Cultural de El Corte Inglés en 1997, con el fin de apoyar la creación literaria y contribuir a la máxima difusión de la novela como una de las formas esenciales de expresión artística de nuestra época. En la pasada edición resultó ganador José Ovejero, por Las vidas ajenas, y finalista el cubano Eliseo Alberto, por Esther en ninguna parte.