Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL GRAN DÍA DE LAS LETRAS

Sánchez Ferlosio recibe de manos del Rey el premio Cervantes

La ceremonia de entrega tiene lugar en la Universidad de Alcalá de Henares, ciudad natal del autor del 'Quijote'

Rafael Sánchez Ferlosio ha recibido este mediodía de manos del Rey, en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, el premio Cervantes, máximo galardón de las letras españolas, que le fue concedido en diciembre de 2004 en reconocimiento al conjunto de su obra. Tras recibir la distinción, el escritor se ha dirigido al auditorio y ha pronunciado el tradicional discurso, centrado en las nociones de carácter y destino y en el que no han faltado las referencias al Quijote, de cuya publicación se cumplen cuatro siglos este año.

Arrancando de una anécdota vivida durante un paseo con su hija, entonces una niña de corta edad, por el Retiro madrileño, y tomando como punto de partida la obra de Walter Benjamin Destino y carácter, Ferlosio, autor de novelas como El Jarama o El testimonio de Yarfoz, ha pronunciado un discurso en el que se ha centrado en las nociones de "carácter y destino", con referencias al Quijote y a la historia y la filosofía universales. Ferlosio ha rastreado el significado de ambos vocablos, ayudándose de lo aportado por autores ilustres como el propio Cervantes, Machado, Ortega y Gasset, Polibio, Hegel, o por pintores como Velázquez o El Bosco.

"La sin par naturaleza de Don Quijote estaba en ser un personaje de carácter, cuyo carácter consistía en querer ser un personaje de destino", ha dicho Ferlosio en el acto, presidido por el Rey don Juan Carlos, que ha cerrado la ceremonia con su discurso, y en el que también estaban, entre otros, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la ministra de Cultura, Carmen Calvo, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el rector de la Universidad de Alcalá de Henares, Virgilio Zapatero. El director general del Libro, Rogelio Blanco, ha sido el encargado de leer el acta de la concesión del premio.

En el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, ciudad natal de Miguel de Cervantes, que ha servido de marco para la entrega del prestigioso galardón, dotado con 90.151 euros, el Rey ha elogiado al escritor como "maestro de la palabra y alquimista del lenguaje", destacando su "escritura de pureza y perfección clásicas en la que nos ha entregado un mensaje complejo y completo a la vez, comprometido con la literatura y con la realidad". En el discurso de cierre del acto, don Juan Carlos ha resaltado que Ferlosio, "desde el comienzo de su carrera literaria, ha cultivado la investigación lingüística y la experimentación de nuevos recursos narrativos".

Por su parte, la ministra de Cultura se ha referido al escritor como alguien que "enseña a mirar la realidad sin humillarla". "Frente a una realidad tantas veces frustrante y en un intento de renovar lo existente, Ferlosio provoca la pregunta, quiere, como quería Cervantes, brindarnos un ideal alternativo y mejor", y por eso quien lo lee se ve forzado "a mirar de frente a la realidad que lo rodea", ha dicho la ministra.

Incómodo con el protagonismo

Ayer, una apabullante representación del mundo de las letras acudió al Palacio Real, donde se celebró una recepción en su honor. Esquivo con la prensa, el escritor se negó a participar en la tradicional lectura pública del Quijote que se celebra cada año en las vísperas del Cervantes y admitió en una entrevista a la Cadena SER que le incomoda el protagonismo.

Ferlosio nació en Roma el 4 de diciembre de 1927, de padre español -el también escritor Rafael Sánchez Mazas- y madre italiana. Es el autor de novelas como Alfanhui, El Jarama o El testimonio de Yarfoz, y de ensayos como Las semanas del jardín, Mientras no cambien los dioses nada ha cambiado y, más recientemente" Non olet y Un escrito sobre la guerra.

De su escritura, los críticos han destacado a menudo su estilo preciso y minucioso, y de su personalidad, su profundo sentido ético, su espíritu libre y su inquebrantable decisión de denunciar los abusos del poder. Rafael Sánchez Ferlosio vive en Madrid y está casado con Demetria Zamora.