Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabel Allende viaja con 'El Bosque de los Pigmeos' al género de aventuras

"Vivimos el auge de todos los fundamentalismos y en su nombre se comenten atrocidades", afirma la escritora durante la presentación de su última novela

La escritora chilena Isabel Allende ha llegado hoy a Madrid para presentar su última novela, El Bosque de los Pigmeos, última entrega de la trilogía que comenzó con Ciudad de las Bestias y El Reino del Dragón de Oro, con los que ha llevado su viaje literario a las selvas del Amazonas, las cumbres del Himalaya o los bosques de África.

Infatigable luchadora por todas las causas, empezando por la de la mujer, la escritora ha señalado que teme a las religiones: "Vivimos el auge de todos los fundamentalismos y en su nombre se comenten atrocidades". "Si en EE UU los fundamentalistas cristianos o los mormones tuvieran oportunidad tendrían a la mujer bajo una capa negra porque todos empiezan por la represión de la mujer", ha subrayado la autora de La casa de los espíritus en una multitudinaria rueda de prensa en la que no ha parado de reiterar "el desastre" que supondría la reelección de Bush.

"Tengo unos lazos tremendos con España. Aquí me ha pasado lo mejor y también lo peor y, si sale otra vez Bush, mis huesos terminarán aquí, seguro", ha apostillado la autora de Eva Luna. El bosque de los pigmeos, editado en España por Areté y Círculo de Lectores, cierra la trilogía que la autora comenzó con La ciudad de las bestias, un libro en defensa del Amazonas y donde se perfilan los protagonistas de la trilogía, Alexander Cold y Nadia Santo, y El reino del dragón de oro, donde la autora, según quería hablar de las religiones alternativas y escogió "la más tolerante, el budismo".

El regreso de los espíritus

Una trilogía que Isabel Allende ha dedicado a sus nietos y de donde toma el nombre del protagonista, ya que su nieto se llama Alejandro Frío, y que ahora, "muy a pesar de ellos", ha puesto punto y final. Pero El bosque de los pigmeos, además de ser noticia por ser el último libro de Isabel Allende, es también pionero por ser el primer título en el mercado español que forma parte del proyecto Greenpeace Libros, un proyecto que busca la complicidad de los escritores y editores con la conservación y el uso sostenido de los bosques y especialmente de los últimos bosques vírgenes del planeta, los primarios.

Así, el libro ha sido editado en dos colecciones, una normal dirigida a los adultos en Areté, y Círculo de Lectores, impresa en papel certificado por el FSC, sello que garantiza la responsabilidad con el medio ambiente, y una colección para jóvenes que se ha realizado en papel reciclado 100% libre de cloro. Un compromiso que hoy ha vuelto a reivindicar la escritora, que se ha declarado "muy orgullosa" por esta iniciativa que "ojalá pueda llevarse a cabo" en todos los países donde publica, que son muchos, ya que Allende edita en 30 lenguas.

En El bosque de los pigmeos, Allende cuenta cómo Kate y su nieto Alex Cold se ven envueltos en una nueva aventura cuando se quedan aislados en el corazón Africa junto a un variopinto grupo de amigos. Buscando a unos religiosos desaparecidos se topan con el asombroso pueblo de los pigmeos. Unos pequeños seres en comunión con

la naturaleza que sufren la masacre de popes congoleños. "África es uno de continentes donde se están sucediendo las peores masacres, como la de los pigmeos", ha subrayado. Y es en este libro, junto con los otros dos que forman la trilogía, donde la escritora incluye sus tan celebrados toques de realismo mágico, que tanto éxito le reportaron en La casa de los espíritus.