Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laura Restrepo defiende "la palabra y la libertad" al recibir el premio Alfaguara

José Saramago, presidente del jurado, ha destacado el "vértigo" que produce 'Delirio'

La escritora colombiana Laura Restrepo, que en febrero se alzó con el Premio Alfaguara 2004 con su novela Delirio, ha hecho una encendida defensa de la palabra y la libertad al presentar su novela, una historia de amor y locura.

"Esta novela es un viaje al interior del corazón y de la cabeza de los colombianos", ha señalado Restrepo. "Si se ha podido eliminar todo lo relacionado con la muerte en esta sociedad, también eliminan la palabra que es la que alude a la realidad", ha aclarado la también responsable de títulos como Leopardo al sol, La novia oscura o La multitud errante.

El amor es el tema fundamental de Delirio, una novela que narra la lucha que tiene que emprender un profesor de literatura, llamado Aguilar, cuando descubre, tras unas breves vacaciones, que su amada Agustina ha enloquecido. "Aguilar es un hombre que está dispuesto a todo por sacar a su enamorada de la locura", ha explicado Restrepo, que también se ha hecho con el Premio Prix France Culture, el Premio de la Crítica Francesa y el Premio Arzobispo Juan de San Clemente.

"Novela asombrosa"

Restrepo (Bogotá, 1950), ha llegado desde Colombia para recibir este premio y comenzar una gira por 18 países, entre España y Latinoamérica, para presentar el libro, un texto con el sonido el narcotráfico como telón de fondo. La novela fue seleccionada por un jurado presidido por el Nóbel José Saramago, y del que formaron parte Josefina Aldecoa, Daniel Samper, Juan Cueto y Javier Cercas, entre otros.

"Es una novela para quitarse el sombrero," ha afirmado Saramago, como ya explicara cuando se falló el premio, "en el sentido de que uno se puede también poner de rodillas ante ella, por el asombro y el respeto que nos causó a todos los miembros del jurado".

En esta VII edición del Premio Alfaguara de Novela, dotado con 138.000 euros, se recibieron 635 manuscritos, récord absoluto de todas las convocatorias. La mayoría de los originales procedían de América Latina (444), mientras que España sigue siendo el país del que se reciben más obras (191), seguido de Argentina, México y Colombia.