Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa Regàs reflexiona sobre el paso del tiempo en su 'Diario de una abuela de verano'

Planeta publica la última obra de la escritora catalana

Rosa Regàs se aleja de la ficción en su última obra, Diario de una abuela de verano, para ofrecer su mirada sobre el mundo a través de las reflexiones a las que le han llevado los veranos compartidos con sus nietos, y sus preguntas "difíciles, como las de todos los niños", sobre cuestiones como la violencia, la muerte o la injusticia en el mundo.

Publicado por Planeta, Diario de una abuela de verano refleja la mirada de esta catalana de 70 años sobre el mundo y es, "sobre todo, una reflexión sobre el paso del tiempo, pero partiendo de los niños, como si ellos fueran la catapulta o el disparadero".

Este diario es "un cuento para la memoria y el amor" ha dicho la escritora durante la presentación en la Casa de América, y es también "el mejor regalo" para sus numerosos nietos, con los que se reúne cada verano en la casa de campo que tiene en el Empordá, una pequeña masía de 1748 que ha ido creciendo a medida que las necesidades así lo requerían y los recursos se lo permitían.

Tras el Planeta

Después de ganar el premio Planeta en 2001 con La canción de Dorotea, Regàs decidió dar forma a sus diarios de verano en los que había apuntado las reflexiones que suscitaban las preguntas de sus nietos. "¿Por qué los palestinos son terroristas y no lo son los israelíes? ¿Sharón no es nunca terrorista, aunque mate, construya muros y pesen sobre su conciencia muchos muertos?", se pregunta la escritora.

El regalo que Rosa Regàs le hace a sus nietos cada verano durará más que ella misma, pero, afirma en el libro, "el encanto de esas vacaciones repetidas año tras año formará un territorio inmarcesible de amor y complicidad. Y en esa memoria yo estaré con ellos aunque entonces no me sea dado disfrutarla porque mi turno ya habrá pasado, mi turno toca ahora, en el presente, no en el futuro".