FERNANDO LÁZARO CARRETER

El guardián de la palabra

Anterior director de la RAE, su labor en pro del correcto uso del castellano le llevó a conseguir numersos premios y el reconocimiento como el gran maestro de periodistas

La muerte esta noche de Fernando Lázaro Carreter ha llevado el luto a la lengua española y el vacío al sillón R, que ocupaba en la Real Academia Española (RAE) desde 1972. Pero el guardián de la palabra, el atizador de todo aquel que lanzase "dardos" contra el idioma no sólo ha dejado un hueco entre especialistas, sino entre el público que leía sus artículos y libros, llenos de humor e ironía.

Más información

Lázaro Carreter nació en Zaragoza el 13 de abril de 1923, estaba casado y era padre de tres hijos. Estudió bachillerato en el Instituto Goya de su ciudad natal e inició los estudios universitarios en la Facultad de Filosofía y Letras de Zaragoza, donde, entre otros, fue alumno de Francisco Yndurain. En 1945 obtuvo la licenciatura en Filología Románica por la Universidad Complutense de Madrid, bajo el magisterio de Dámaso Alonso, y en 1947 se doctoró en esta disciplina con premio extraordinario. Después, obtuvo la adjuntía de Lingüística Románica en la cátedra de Dámaso Alonso, y en 1949, consiguió, por oposición, la cátedra de Lingüística General y Crítica Literaria en la Universidad de Salamanca, de la que fue su primer titular y donde permaneció hasta 1971.

De 1962 a 1968 desempeñó el cargo de Decano de la Facultad de Filosofía y Letras salmantina y en 1972 pasó a ocupar la cátedra de Lengua Española en la Universidad Autónoma de Madrid. En enero de 1972, la RAE le designó académico de número, pasando a ocupar el sillón R, vacante por la muerte de Luis Martínez Kleiser. El 11 de junio del mismo año Lázaro Carreter, leyó su discurso de ingreso, que versó sobre el Diccionario de Autoridades entre 1713 y 1740. Correspondiente de la Academia Hondureña de la Lengua y de la Real Academia de las Buenas Letras de Barcelona y miembro de la Academia de Nobles Artes de San Luis de Zaragoza, Lázaro Carreter pasó a dirigir la máxima institución lingüística española en enero de 1991 hasta diciembre de 1998, fecha en que le relevó el actual director, Víctor García de la Concha.

Su última clase, en la Complutense

En 1978, pasó a la Universidad Complutense de Madrid como catedrático de Lengua Española, actividad que ejerció hasta que en abril de 1988, al cumplir los 65 años, se jubiló. El 11 de abril de dicho año dio su última clase y, cuatro días, después fue homenajeado por sus alumnos. Fue también distinguido con el título de doctor honoris causa por las universidades de Zaragoza, Salamanca, La Laguna, Autónoma de Madrid, Valladolid, La Coruña, Nacional Mayor de San Marcos y de Buenos Aires. Su labor como férreo defensor del correcto uso de la lengua castellana le llevó a conseguir el Premio Aragón de las Letras en 1990, el Premio de Periodismo Manuel Aznar y Manuel de Cavia, el Premio Internacional Menéndez Pelayo y el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes, entre otros galardones.

Miembro de la Hispanic Society of America y de la Association for Hispanic and Hispanic-American Studies, presidente de honor de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, Lázaro Carreter recibió la Medalla de Plata de la Universidad de Salamanca, la Medalla de Oro de la Ciudad de Zaragoza, la Medalla de Santa Isabel de Portugal y la Creu de Sant Jordi. Fue también nombrado comandeur de la Orden de las Artes y las Letras de Francia.

Con su obra El dardo en la palabra (1997) -una recopilación de artículos de prensa en los que el filólogo denunció con buenas dosis de humor el mal uso del idioma español- obtuvo el premio Don Juan de Borbón al Libro del Año 1997, otorgado por la Fundación Conde de Barcelona. En enero de 2003, Lázaro Carreter publicó El nuevo dardo en la palabra, obra en la que reunió los artículos sobre lingüística publicados en este diario en los últimos cuatro años. El pasado 3 de febrero fue designado miembro de un consejo independiente, junto con Fernando Savater y otras personalidades de la cultura, para la reforma de los medios de comunicación públicos, como uno de los compromisos propuestos por el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ante las elecciones del 14 de marzo.

Autor de una ingente obra

Lázaro Carreter es autor de numerosas ediciones críticas como La vida del Buscón llamado don Pablos, de Quevedo, 1965; y de varios manuales de lengua y literatura con los que miles de niños de distintas generaciones han conocido el castellano.

Entre sus obras destacan Las ideas lingüísticas en España durante el siglo XVII, (1949); Diccionario de términos filológicos, de 1953; Significación cultural de Feijóo, (1957); Moratín en su teatro, (1961); Menéndez Pelayo: su época y su obra literaria, 1962; Estilo barroco y personalidad creadora: Góngora, Quevedo, Lope de Vega, 1966; Lope de Vega: introducción a su vida y a su obra, 1966; Crónica del Diccionario de autoridades (1713-1740), Teatro medieval, 1969; Lazarillo de Tormes en la picaresca, Lengua española, teoría y práctica, Estudios de poética, 1976 y Estudios de lingüística.

Autor del prólogo del Diccionario de Literatura Española e Hispanoamericana, en abril de 1994 presentó El dardo en la palabra, recopilación de artículos en los que critica las incorrecciones lingüísticas.

Lo más visto en...

Top 50