Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REAL ACADEMIA

La científica Margarita Salas, elegida académica de la Lengua

Sustituye al poeta José García Nieto, fallecido en febrero de este año

La bioquímica Margarita Salas, Premio Nacional Santiago Ramón y Cajal de Investigación Científica, se ha convertido hoy en la primera científica que formará parte de la Real Academia de la Lengua (RAE) al resultar elegida, en segunda votación, por una amplísima mayoría. Salas será, junto a las escritoras Ana María Matute y Carmen Iglesias, la tercera mujer que se sienta en la Academia.

La candidatura de Salas, la única que se ha presentado para cubrir la vacante dejada en la Real Academia Española por el poeta José García Nieto, fallecido en febrero de este año, estaba respaldada por los académicos Angel Martín Municio, que fue su profesor en la Facultad de Químicas, Antonio Colino y Valentín García Yebra.

Tras conocer la noticia, Salas ha manifestado que lo considera "un gran honor y un gran reto" pasar a formar parte de la Real Academia de la Lengua, una institución con la que espera "poder contribuir, desde la ciencia, a las importantes tareas" que lleva a cabo.

"Complejo de pionera"

La científica ha señalado que, para ella, "fue toda una sorpresa" que la propusieran como candidata a la Academia de la Lengua. "Era casi como un sueño que nunca había llegado a pensar", ha indicado esta asturiana de 63 años, que tiene "un cierto complejo de pionera" porque se ha pasado la vida destacando en campos en los que no era habitual la presencia de una mujer.

Fue la primera científica en investigar sobre biología molecular en España, la primera mujer en ingresar -en 1988- en la Real Academia de Ciencias, y la primera mujer en presidir el Instituto de España, cargo que ocupa desde hace seis años. Es además la segunda mujer que pertenece al Consejo Científico de la European Molecular Biology Organization.

Salas (Canero, Asturias, 1938) fue discípula de Severo Ochoa y su trayectoria investigadora ha sido reconocida con numerosos premios, entre ellos el Leonardo Torres Quevedo (1963), Severo Ochoa (1986), Premio Finlay de Unesco (1991) y Premio Ramón y Cajal de Investigación Científica (2000).

La bioquímica destaca que, junto a Severo Ochoa, otro "gran maestro" fue su marido, el también científico Eladio Viñuelas, fallecido hace dos años. Salas se emociona al recordar a quien le ayudó mucho "a salir adelante" y a desarrollar su "personalidad científica".

El avance del vocabulario cienfífico

Por eso, el hecho de ser la primera mujer científica que ingresará en la Academia de la Lengua, cuando tenga preparado su discurso, no le causa demasiados problemas, aunque sí es consciente de que suscita "una cierta expectación".

"Supongo que si me han elegido, será para reforzar el espacio científico en los trabajos que se hacen en la Academia y para colaborar con mis colegas científicos", que en este momento sólo son Martín Municio y Colino.

Apasionada por su trabajo como investigadora en Biología Molecular, Margarita Salas espera poder contribuir con sus conocimientos a incrementar el vocabulario del Diccionario académico en esa rama del saber, "que está en plena efervescencia, con continuos avances y descubrimientos".

"La ciencia va a pasos agigantados y hay que ponerse continuamente al día", afirma Salas para suponer a renglón seguido que, "como la ciencia se escribe y se inventa en inglés", uno de sus trabajos será adaptar al español los innumerables términos científicos de la lengua inglesa, "y habrá también que definirlos".