_
_
_
_

La tercera ola de calor ha sido la más prolongada y deja las temperaturas más altas del verano

En lo que va de agosto se han batido al menos 25 récords de máximas por toda la Península y el archipiélago canario, también por las noches

Ola de calor
Unos niños se refrescan durante la tercera ola de calor en Logroño, La Rioja, el pasado viernes 11 de agosto de 2023.raquel manzanares (EFE)

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) dio por finalizada este domingo la tercera ola de calor del verano. El episodio, que comenzó el lunes pasado y duró cinco días en la Península, ha alcanzado también las Islas Canarias. El fenómeno ha dejado territorios abrasados, con mapas que se teñían de rojo día a día y con récords como el del aeropuerto de Valencia, que pulverizó el jueves su máxima de 43,4° para subir a los 46,8°, hasta ahora, la más alta del verano. En Soria, una localidad tradicionalmente fresca, se llegó el miércoles a 38,9°, la máxima de la ciudad castellanoleonesa desde que hay registros. De momento, ha sido la ola de calor más prolongada del periodo estival. Durante agosto se han batido al menos 25 récords de temperatura por todo el territorio, según ElTiempo.es, que obtiene la información de las estaciones y subestaciones meteorológicas de la red de Aemet.

El portavoz de la agencia, Rubén del Campo, afirma que se han alcanzado “temperaturas extraordinariamente altas nunca vistas”. También por las noches. En Extremadura, por ejemplo, se vivieron noches extremas con 35° en Castuera (Badajoz) a las 0.20 del miércoles. Difícil conciliar el sueño en una madrugada que Aemet califica de infernal —cuando el mercurio no baja de los 30°—. En el archipiélago canario tampoco fue sencillo dormir en muchos lugares: nueve estaciones de Aemet en Canarias no bajaron el sábado de 30° en todo el día, también por la noche. Incluso de 35° en Lomo de Pedro Afonso, en Gran Canaria. Un dato que los meteorólogos califican de preocupante.

El norte de España no se libró del evento. A Rubén del Campo le llaman la atención “las temperaturas del País Vasco y del norte de la provincia de Burgos, zonas que superaron los 40°”. En Navarra o La Rioja rozaron los 40°. La ola abandonó la Península el viernes, 11 de agosto, dejando tras de sí temperaturas de 44° y 45° en las provincias de Córdoba, Sevilla y Huelva. En ese momento, la masa de aire, en su retirada, ya había alcanzado las Islas Canarias. En Maspalomas, en el sur de Gran Canaria, el viernes se vivieron momentos de 45,1°. El sábado, la peor jornada para el archipiélago, la localidad de Tasarte, en Gran Canaria, alcanzó una temperatura máxima de 45,8° y una temperatura media de más de 40°, un registro extraordinario en España. Y la estación del aeropuerto del norte de Tenerife pulverizó su anterior récord de 39,2° con una temperatura de 40,2°. Un total de 13 estaciones de las islas superaron los 40° durante el sábado.

“En Canarias ocurre lo mismo que en la Península, aunque las temperaturas que se alcanzan en esos episodios suelen ser ligeramente más bajas, un grado o dos”, explica Víctor Quintero, director de la estación meteorológica de Santa Cruz de Tenerife de la Aemet. E igual que en la Península, las olas de calor no paran de crecer. Desde 1976 los canarios han sufrido 43 olas de calor, incluida esta última. “Los datos muestran como hasta el 2000 hubo 16 episodios, y de ahí en adelante se han sumado otros 27, por lo tanto, la frecuencia es mayor en las últimas décadas”, apunta el meteorólogo. La peor ola de calor por su duración se vivió en España en 2022: duró 17 días, del 9 al 26 de julio. La temperatura máxima se alcanzó un año antes, en agosto de 2021; 47,6° en la localidad cordobesa de La Rambla.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

Las temperaturas más extremas se alcanzan en el archipiélago en las zonas de medianía de las islas más occidentales, con una orografía más complicada y de mayores desniveles, que se encuentran a una altitud de entre 700 y 1.500. “Son lugares que no están bien ventilados y las masas de aire perduran más tiempo y se van recalentando”, aclara Quintero. También tienden a ser las últimas en refrescarse, por ejemplo, el área de medianía sur de Gran Canaria, en San Bartolomé de Tirajana.

“¿El cambio climático en Canarias? Hace 20 años hablábamos de indicios, hoy decimos que hay evidencias, solo hay que contemplar el gráfico de temperaturas y observar que la tendencia es positiva”, responde. En cuanto a la conexión entre ola de calor y calentamiento global, Quintero no lo duda: “Un episodio concreto nunca es cambio climático, pero su aumento y repetición con características similares, sí lo es. Y eso se está viendo en Canarias, sobre todo con las temperaturas”.

Un agosto tórrido al que le ha precedido el mes de julio más caluroso registrado jamás en el planeta, según datos del Servicio de Cambio Climático de Copernicus. En España los dos primeros eventos cálidos se desencadenaron en julio. Los mares también han padecido el calentamiento: la temperatura media de la superficie de los mares ha estado medio grado por encima de los registros tomados entre 1991 y 2020.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_