Lobos

España prohibirá la caza del lobo

Las asociaciones ecologistas celebran la medida, pero piden al Gobierno que no espere a terminar la tramitación y prohíba ya la captura de ejemplares

Un lobo cerca de Puebla de Sanabria, en Castilla y León.
Un lobo cerca de Puebla de Sanabria, en Castilla y León.Miguel Angel Quintas Veiga / Getty Images

España ha dado este jueves un paso crucial para prohibir la caza del lobo en todo el territorio español, como llevan años pidiendo las asociaciones ecologistas. En una reñida votación de la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, en la que han participado comunidades autónomas y el Ministerio para la Transición Ecológica, se ha acordado incluir al cánido en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, lo que implica que la especie dejará de ser cinegética (objeto de caza y pesca) en todo el territorio nacional.

Una medida muy polémica, que rechazan de forma rotunda las comunidades con mayor población de lobos (Castilla y León, Galicia, Asturias y Cantabria) donde vive el 95% de los ejemplares, lo que plantea un gran problema a la hora de aplicar la decisión. Organizaciones agrarias y ganaderas también han manifestado su desacuerdo, debido a los ataques que sufren sus rebaños. La iniciativa debe pasar obligatoriamente por la comisión de patrimonio, pero la decisión resultante no es vinculante. Es el ministerio el que debe continuar la tramitación.

La reunión ha sido muy tensa y el acuerdo ha necesitado de una segunda votación para deshacer el empate de la primera. La propuesta ha salido adelante con nueve votos a favor (Cataluña, Aragón, La Rioja, Extremadura, Castilla-La Mancha, Canarias, Baleares, Melilla y el ministerio) y ocho en contra (Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Madrid, País Vasco, Andalucía y Murcia). Valencia y Navarra han decidido no votar y Ceuta no ha asistido a la reunión. De las que se han manifestado en contra, todas menos Andalucía tienen lobo, aunque en Madrid y en el País Vasco la presencia es muy reducida. En 2017, último año con datos de la especie en el Anuario de Estadística Forestal, se capturaron de forma legal en España 110 lobos.

En la actualidad, el cánido está protegido por debajo de la frontera del Duero, por lo que esta decisión, cuando sea aprobada por el ministerio, implicará que se igualará el régimen de conservación en todo el territorio nacional. Castilla y León, Galicia, Asturias y Cantabria ya manifestaron su disconformidad desde que se presentó la medida en una dura carta enviada a la ministra Teresa Ribera.

Las organizaciones agrarias y ganaderas también se han posicionado de forma reiterada en contra de aumentar el régimen de protección del lobo. Entre ellas, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, que en diciembre pasado cuantificó en casi dos millones de euros las pérdidas que habían producido en la cabaña ganadera de Castilla y León —la comunidad con más ejemplares— los ataques de los lobos en 2019 con cerca de 4.000 reses muertas.

Las estimaciones apuntan a que en España viven entre 2.000 y 2.500 lobos. El último censo realizado entre 2012 y 2014 concluyó que existían 297 manadas. La mayor densidad se encuentra en Castilla y León, seguida por Galicia, Asturias y Cantabria. También se detectó, pero de forma muy reducida, en el País Vasco, La Rioja y Castilla-La Mancha. Y se constató la expansión hacia el sur (Sistema Central, provincias de Ávila y Segovia, Guadalajara y la Comunidad de Madrid) y su dispersión en el noreste, así como en zonas de llanura de la submeseta norte, indica el ministerio. En donde no queda rastro del cánido es en Sierra Morena, en Andalucía, una de las comunidades que ha votado en contra.

Este jueves por la mañana, el consejero de Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha reiterado en rueda de prensa antes de conocerse el resultado de la votación que están “radical y absolutamente en contra” de que se apruebe la medida de forma definitiva. Si el ministerio llegara a autorizarla sería un ataque a los “intereses generales y de desarrollo rural”, ha añadido, sobre todo viniendo de una ministra, Teresa Ribera, que también lo es de Reto Demográfico. Suárez-Quiñones considera que el lobo está en la actualidad “gestionado con sensatez y de forma ordenada”, por lo que cree que su inclusión en ese listado no responde a “razones de conservación, sino ideológicas”.

En ese mismo sentido, se han pronunciado este jueves Galicia, Cantabria, Asturias junto con Castilla y León en un comunicado conjunto. Advierten de que algunas de las comunidades que han votado a favor de incluir al cánido en el listado protector, “nunca podrán tener al lobo en su territorio, ni enfrentarse a su gestión, por razones meramente geográficas”. Y avisan de que analizarán las circunstancias que han rodeado a la comisión estatal y al acuerdo adoptado, “además de promover todos los recursos que estén a su alcance para impedir una decisión que no tiene ningún fundamento técnico ni científico”.

Victoria clave

Para los grupos ecologistas se trata de una victoria clave que marca el futuro de la especie. La iniciativa partió de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel), que pidió también un informe al Comité Científico de Flora y Fauna, dependiente del ministerio. Este emitió un dictamen en 2019 que recomienda incluir a la especie en el Listado de Especies Silvestres debido a “su importancia como patrimonio cultural, científico, así como los servicios ambientales que produce la presencia de la especie en los ecosistemas naturales”. Un documento que ha sido decisivo.

El presidente de Ascel, Martínez, no quiere lanzar las campanas al vuelo. “Tenemos una alegría prudente y emplazamos al Gobierno a actuarIgnacio frente a las comunidades que siguen adelante con planes y programas de gestión del lobo [con la caza]. Es un paso adelante, pero mañana van a seguir matando lobos en España”, sostiene.

Theo Oberhuber, de Ecologistas en Acción, considera que es un paso “histórico”, porque aunque no es vinculante “marca el camino”, como ya lo ha hecho la ciencia. Ahora pide al ministerio que se acelere la tramitación y a las comunidades autónomas que paralicen inmediatamente “las matanzas de lobos y los controles poblacionales”, sin esperar a la aprobación del decreto. “Y que empiecen a apoyar a los ganaderos para que tengan mastines, que se recoja el ganado por las noches...”.

La tórtola se queda fuera

La tórtola, sin embargo, no ha conseguido el mismo espaldarazo que el lobo. La votación para su inclusión en el LESPRE ha quedado en empate y no ha salido adelante. La mala situación de la especie, que disminuyó un 40% en España de 1996 a 2016, llevó a la Comisión Europea a abrir un procedimiento de infracción a España y a Francia (donde la población ha caído un 44% desde 1980) por no protegerla adecuadamente. El ave figura como especie vulnerable en la lista roja mundial y en la europea.

La investigadora del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) del CSIC Beatriz Arroyo explica que el declive de la especie se está produciendo desde finales de los años ochenta en toda Europa. “Hay que estudiar la situación de la tórtola a nivel general, porque es migratoria y todas las poblaciones están comunicadas y aunque la caída es generalizada, es más acusada en el oeste de Europa”, explica. España cuenta con la población reproductora más grande de la especie. “Desde 2013 y 2014, las poblaciones parecen estar más estables, pero que el declive se haya mitigado un poco no quiere decir que se haya dado la vuelta a la tortilla”, comenta.

Para conocer las noticias más importantes de Clima y Medio Ambiente de EL PAÍS apúntese aquí a nuestra newsletter semanal.

Siga la sección de Clima y Medio Ambiente en Twitter y Facebook

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50