Nutrir con ciencia
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Invitados indeseables por Navidad: el muérdago y otras plagas que evitar durante las fiestas

La Unión Europea elabora una lista con veinte agentes dañinos que amenazan los sabores de esta época, como las naranjas, el aceite de oliva, las almendras, las uvas, el café y el vino

El muérdago típico de la decoración navideña es una planta parasitaria que roba el agua y los nutrientes de su hospedadora.
El muérdago típico de la decoración navideña es una planta parasitaria que roba el agua y los nutrientes de su hospedadora.shutterstock

La Navidad ya está aquí. Panderetas, luces brillantes, joviales villancicos y papel de colores histriónicos que hacen las delicias de niños y adultos. Esta es la época del año en la que abrimos nuestras puertas para recibir a la familia, los amigos, Papá Noel, Los Reyes Magos y un encantador parásito. ¿Un parásito? Sí: un parásito verde, para ser más precisos. No, no me refiero al Grinch, sino a otro invitado tradicional de la Navidad: el muérdago.

Probablemente hayas oído hablar de la influencia mágica que una ramita de muérdago puede ejercer sobre una pareja secretamente enamorada. Sin embargo, lo que quizá no sepas es que el árbol de Navidad huiría de esta planta parásita si pudiera: el muérdago roba el agua y los nutrientes de su planta hospedadora, ¡algo muy grave cuando eres un árbol! En cierto modo, el muérdago es a un abeto como ese primo egoísta que se come tus polvorones y te roba los juguetes nada más desenvolverlos.

El muérdago lleva ya un tiempo en Europa, pero no es el caso de sus parientes estadounidenses: la banda de los Arceuthobium o muérdagos enanos. Preferiríamos que estos se quedaran en su casa, así que no traigas ramitas de muérdago de recuerdo de tu viaje navideño a Nueva York, por favor. Todas las plagas vegetales (plantas parásitas, bacterias, virus, hongos) que no están establecidas en la Unión Europea (UE) son considerados invitados indeseables.

No puedes traer plantas, frutas, verduras, flores o semillas a la Unión Europea sin un certificado fitosanitario adecuado

Mientras estamos pensando en las compras navideñas, a nivel europeo se trabaja de forma proactiva para evitar la llegada de estas plagas. ¿Por qué? Los datos científicos, que conforman la base de las evaluaciones de riesgos que realizamos en la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), demuestran que a algunas de ellas les pueden gustar demasiado nuestro clima y nuestros paisajes. Y tienen el potencial de dañar los cereales que comemos, los bosques por los que paseamos o las flores que adornan nuestros jardines.

Veinte plagas, que se considera que pueden tener un grave impacto económico, medioambiental o social, se han incluido en la lista de plagas prioritarias de la UE, a cuya elaboración han contribuido los expertos en sanidad vegetal de la EFSA. Es el equivalente a la lista de invitados que no quieres que vayan a tu fiesta de Nochevieja. Una de ellas es Xylella fastidiosa, una bacteria que es verdaderamente un fastidio. Puede infectar a más de 650 plantas hospedadoras, según la última actualización de la base de datos de plantas hospedadoras de Xylella de la EFSA. Entre ellas se incluyen las plantas que nos brindan algunos de los ingredientes que llenan de sabor nuestra Navidad, como las naranjas, el aceite de oliva, las almendras, las uvas, el café e incluso el vino.

Otro “glotón” bastante dañino es el Popillia japonica, un escarabajo precioso originario de Japón, que brilla más que los adornos navideños, pero que destroza flores y frutas sin piedad. Enfundado en un traje verde esmeralda como preparado para una Nochevieja perpetua, el Agrilus planipennis constituye una grave amenaza para los bosques. El cogollero (Spodoptera frugiperda) puede arruinar todo un cultivo en el tiempo que Papá Noel tarda en repartir los regalos entre los más pequeños. Una polilla, Dendrolimus sibiricus, se alimenta de coníferas (incluidos los árboles de Navidad) tiene a Escandinava preocupada porque ya ha llegado al centro de Rusia. Y qué decir de la devastadora enfermedad del dragón amarillo (Huánglóngbìng), también conocida como enfermedad de reverdecimiento de los cítricos, que ataca estos árboles sin compasión.

Plantas con ‘papeles’

¿Sabías que las plantas también deben tener su documentación en orden para entrar en la Unión y viajar por ella? Al igual que cuando viajas a otro país tienes que asegurarte de no olvidarte el pasaporte —ni a ninguno de tus hijos por favor—, las plantas también deben tener sus papeles en orden. Dado que el comercio y el transporte internacionales podrían facilitar la propagación de especies y plagas vegetales indeseables, las autoridades europeas —respaldadas por el trabajo científico de la EFSA— se aseguran de que la madera, los frutos, las ramas y las plantas que entran en nuestro territorio cuenten con un certificado fitosanitario que garantice que están libres de plagas cuarentenarias al objeto de evitar cualquier riesgo para nuestra flora autóctona y las plantas cultivadas.

Cuando se trata de evitar las plagas, tú también cuentas. Recuerda: no puedes traer plantas, frutas, verduras, flores o semillas a la Unión Europea sin un certificado fitosanitario adecuado. Si quieres tomar algo de fruta durante el vuelo, puedes optar por una de las excepciones: plátanos, cocos, dátiles, piñas o un durián. En cuanto al durián, consulta antes con los asistentes de vuelo. Se trata de un fruto muy popular que cuenta con el dudoso honor de estar prohibido en varios transportes espacios públicos en Asia por su desagradable olor.

Las plagas no son una broma, como pueden confirmar los viticultores: a mediados del siglo XIX, casi la mitad de los viñedos galos fueron destruidos en lo que se recuerda como la gran plaga vitícola francesa. El culpable fue la filoxera, un insecto microscópico que cruzó el océano Atlántico como consecuencia indeseada de la mejora del transporte transatlántico, y que provenía, muy probablemente, de vides estadounidenses. La vigilancia sistemática y armonizada es clave para combatir las plagas vegetales emergentes y los expertos de la EFSA trabajan duro para proporcionar la mejor ciencia disponible para apoyar a las autoridades en esta tarea. Por lo tanto, cuando alces la copa de cava esta Navidad, no olvides brindar también por las personas que se dedican a proteger la salud de nuestras plantas y, por ende, lo que estás a punto de beberte. ¡Salud!

María Tejero (@MariaT_Food) es responsable de prensa en la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

NUTRIR CON CIENCIA es una sección sobre alimentación basada en evidencias científicas y en el conocimiento contrastado por especialistas. Comer es mucho más que un placer y una necesidad: la dieta y los hábitos alimenticios son ahora mismo el factor de salud pública que más puede ayudarnos a prevenir numerosas enfermedades, desde muchos tipos de cáncer hasta la diabetes. Un equipo de dietistas-nutricionistas nos ayudará a conocer mejor la importancia de la alimentación y a derribar, gracias a la ciencia, los mitos que nos llevan a comer mal.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS