El volcán de La Palma tiene un índice de explosividad 2: esto es lo que significa

La escala para clasificar las erupciones mide la intensidad y la magnitud y oscila entre 0 y 8

El volcán de Cumbre Vieja, en La Palma.CARLOS DE SAÁ (EFE)

El volcán de Cumbre Vieja ha sido clasificado por el Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias como de categoría 2, de acuerdo con la escala que mide el índice de explosividad volcánica (VEI son sus siglas en inglés). Este marcador, según explica Joan Marti, director de Geociencias Barcelona del CSIC se corresponde con una escala logarítmica que oscila entre 0, erupciones no explosivas, y 8, el máximo atribuido a las erupciones más grandes identificadas en el registro geológico. Esta escala permite comparar las erupciones y prever su recurrencia: conforme se sube en el marcador, las erupciones tienen cada vez menos frecuencia. A partir de 5, la periodicidad supera el centenar de años. Para calcular el VEI es necesario, según explica Marti, medir dos parámetros: la intensidad y la magnitud. La intensidad es “la cantidad de magma que se expulsa por unidad de tiempo y se mide en la altura de la columna eruptiva”. La magnitud, en cambio, contabiliza el total de material expulsado y se expresa en kilómetros cúbicos.

La erupción de La Palma se ha clasificado de tipo 2 porque presenta un comportamiento explosivo con columnas de material que pueden alcanzar los cinco kilómetros de altura y arroja unos 100.000 metros cúbicos de lava entre una y seis horas. Si pasara a categoría tres significaría que las columnas se elevan por encima de los cinco kilómetros (hasta los 15 kilómetros) y se superaría el millón de metros cúbicos de magma expulsado en el periodo de tiempo mencionado.

Algunos expertos consideran poco exacta esta escala y creen necesaria la revisión del parámetro de la magnitud. Mientras que la intensidad sí que permite medir en valor real, en la magnitud los resultados no son tan precisos: “La cuestión del volumen total arrojado no sirve para aquellos volcanes pequeños que arrojan mucho magma, pero pocos gases, por ejemplo”. Una representación de esto serían las explosiones hawaianas, que se encuentran en el índice de explosividad volcánica menor. Estas son erupciones muy grandes en cuanto al volumen del material arrojado, pero se les atribuye una explosividad muy baja. “Ahí, el parámetro que realmente tenemos en cuenta es el de la altura de la columna. Entre 0 y 2 esa correspondencia de volumen no es tan exacta”, concreta Marti. Sin embargo, esto no ocurre con los volcanes clasificados entre las categorías 3 y 8, donde sí se registra una relación directa entre la cantidad de material expulsado y la explosividad.

El investigador comenta algunos ejemplos de volcanes de distinta explosividad volcánica:

A cratera do vulcão Kilauea emite uma pequena quantidade de vapor, em 6 de junho.

VEI 0: Volcán Kilauea en 1975

Es el volcán más activo de Hawái. El 29 de noviembre de 1975, tras un terremoto severo (el más grande desde 1868) la lava brotó durante un breve periodo de tiempo y sin provocar mayores problemas. La gran mayoría de las erupciones del Kilauea tiene el menor índice de explosividad volcánica.
Cráter del volcán Masaya, en Nicaragua.

VEI 1: Volcán Masaya en 2008

Es uno de los volcanes más activos de Nicaragua. El 29 de abril de 2008 sufrió una erupción de gases y cenizas en cantidades moderadas. Esta expulsión de cenizas y de vapor se repitió en junio, y a partir de agosto en el resto de meses del año, formando columnas oscuras.
TACANDE (LA PALMA), 07/10/2021.- Imagen de la erupción de Cumbre Vieja, en La Palma, tomada desde el barrio de Tacande, en el municipio de El Paso, en el amanecer de su décimo noveno día de actividad. EFE/Carlos de Saá

VEI 2: Volcán Cumbre Vieja en 2021

El domingo 19 de septiembre de 2021 erupcionó el volcán situado en la isla de La Palma. Desde entonces la lava ya cubre más de 680 hectáreas y cuenta con un perímetro de 36,24 kilómetros. Actualmente sigue en plena actividad y ha obligado a restringir el espacio aéreo en varias ocasiones.
Un hombre, cubierto de fango y cenizas, consuela a su mujer y a su hija en Armero tras la inundación provocada por la erupción del volcán

VEI 3: Volcán Nevado del Ruiz en 1985

Forma parte, junto con los volcanes Santa Isabel y de Tolima, del Parque Nacional Natural de los Nevados. El 13 de noviembre de 1985 se produjo una erupción de índice de explosividad 3 que fue la más mortífera de América del Sur con unos 25.000 fallecidos.
Un todoterreno en la ladera del Eyjafjallajökull.

VEI 4: Volcán Eyjafjallajökull en 2010

Su nombre significa el glaciar en la montaña de la isla. El 14 de abril de 2010 se produjo la mayor erupción del Eyjafjallajökull. Esta ha sido la primera y única vez que el volcán a alcanzado el 4 en el VEI. La nube de cenizas creada obligó a la cancelación de más de 5.000 vuelos en Europa.
Científicos del Servicio Geológico de Estados Unidos observan un coche semienterrado por la ceniza volcánica eyectada tras la erupción del monte Santa Helena, en el noroeste de Estados Unidos, en 1980.

VEI 5: Monte Santa Helena en 1980

Tras dos meses de terremotos y explosiones pequeñas, el 18 de mayo de 1980, el monte Santa Helena erupcionó provocando el mayor desastre volcánico en Estados Unidos. En esta catástrofe murieron 57 personas, incluido un científico que estaba estudiando este fenómeno.
El cráter del volcán Pinatubo (Filipinas) con los islotes visibles en 1994, tres años después de la gran erupción.

VEI 6: Volcán Pinatuvo en 1991

El 15 de junio de 1991, tras meses de terremotos, el volcán erupcionó con una gran magnitud. Tal fue así que se eliminó tanto magma y roca de la parte de debajo del volcán que su cumbre se derrumbó y se creó una ladera de 2’5 kilómetros de ancho. Este desastre natural dejó más de 850 fallecidos.
Photo taken in Palu, Indonesia

VEI 7: Volcán Tambora en 1815

Del 10 al 11 de abril de 1815 erupcionó el Tambora causando la desaparición inmediata de 10.000 personas. A esta cifra hay que sumarle 50.000 personas más que fallecieron por las consecuencias de este volcán. También tuvo grandes efectos climáticos, con temperaturas especialmente gélidas en Europa y noreste de EE UU durante 1816.
Búfalos de agua a orillas del Lago Toba, en Sumatra (Indonesia).

VEI 8: Volcán Toba hace 74.000 años

Hace 74.000 años aproximadamente se dio la erupción más grande conocida desde el Pleistoceno. Este volcán expulsó alrededor de 2.500 kilómetros cúbicos de ceniza y lava. Estas cenizas se han identificado en Tanzania, a más de 7.000 kilómetros de distancia. Las consecuencias climáticas siguen siendo objeto de debate actualmente.

Créditos

Infografías: Jorge Moreno Aranda

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS