Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Hagan como que no habrá vacuna

Investigar en vacunas es una urgencia. Fiarlo todo a ellas es miopía cortoplacista

Un trabajador manipula viales de la vacuna de la empresa china Sinovac Biotech, en septiembre en Pekín.
Un trabajador manipula viales de la vacuna de la empresa china Sinovac Biotech, en septiembre en Pekín.THOMAS PETER (Reuters)

No es lo mismo la urgencia que la miopía cortoplacista. Doblegar la propagación del virus es una urgencia. Hacerlo para salvar la campaña de Navidad es miopía cortoplacista. El sector político más sensible a los grupos de presión económicos –también llamado derecha— sueña con una calle Preciados atestada de carne humana con aspiraciones consumistas, pues esperan de ello una temporada comercial que compense la penuria del resto del año. Pero eso no va a ocurrir. Ya hemos cometido ese error una vez, al desescalar de forma precipitada y sin haber reforzado el sistema sanitario con el apetito puesto en las vacaciones de verano. Eso nos ha hundido en una segunda ola cada vez más inmanejable. Aun si las nuevas medidas de confinamiento lograran sacarnos de esta segunda ola, cosa que está por ver, la obcecación con la Navidad nos conduciría directamente a la tercera ola apenas pasado Reyes. Seguramente hay formas más inteligentes de gestionar la pandemia, como por ejemplo evitar la tercera ola. Sabemos cómo hacerlo, y salvar la campaña de Navidad no forma parte de esa estrategia. Prevenir algo siempre es mucho más eficaz que arreglarlo, y la razón económica se acabará imponiendo.

No es lo mismo la urgencia que la miopía cortoplacista. Investigar en vacunas es una urgencia. Fiarlo todo a las vacunas es miopía cortoplacista. Los gobernantes y gestores deberían hacer como que no hay vacuna, porque tienen muchas cosas que hacer hasta que llegue una vacuna eficaz, segura y escalable. Un Gobierno no puede descubrir una vacuna –hay gente muy bien preparada que está haciendo todo lo posible para ello—, pero puede y debe tomar unas decisiones que, al menos hasta que llegue ese milagro científico, son tan importantes como él. Mientras la mayoría de la gente no esté inmunizada, ese papel lo tienen que emular las medidas de confinamiento, perimetrales y, sobre todo, intraperimetrales. Eludir esta línea de acción porque a lo mejor llega una vacuna y lo resuelve todo es un error político garrafal.

Los gobernantes y gestores deberían hacer como que no hay vacuna, porque tienen muchas cosas que hacer hasta que llegue una vacuna eficaz, segura y escalable

El comité asesor de la agencia del medicamento de Estados Unidos (Food and Drug Administration, FDA) celebró el jueves una conferencia telemática que el lector interesado puede ver en YouTube y que arroja un jarro de agua fría a las esperanzas de ver aprobadas vacunas rápidas este mismo año, y ello pese a los 11.000 millones de dólares (9.000 millones de euros) que la Administración Trump ha inyectado en la Operation Warp Speed para acelerar la vacuna anticovid. Hay unas cuantas vacunas que teóricamente podrían aprobarse este año, pero con unas deficiencias tan obvias en los protocolos de ensayo clínico y unas dudas tan serias sobre su capacidad para prevenir el contagio que el principal panel de expertos que debe asesorar sobre ello no está por la labor de recomendar su aprobación. Incluso una vacuna subóptima puede ser de cierta utilidad, pero si tiene efectos indeseables se convertirá en el ariete de las sectas antivacunas. Tenemos que estar preparados para aguantar otro año como mínimo a base de medidas impopulares.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS