Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

660 millones de niños se ven ya afectados por el cambio climático

Unicef hace un llamamiento en Bilbao para conseguir 3.800 millones de euros con los que prestarles ayuda

El presidente del Unicef País Vasco, Isidro Elezgarai, la directora adjunta de Emergencias de Unicef Internacional, Meritxell Relaño, y la responsable  del comité español, Blanca Carazo.
El presidente del Unicef País Vasco, Isidro Elezgarai, la directora adjunta de Emergencias de Unicef Internacional, Meritxell Relaño, y la responsable del comité español, Blanca Carazo.

Mohamed, Sami, Asuan, Rania, son solo cuatro de los 660 millones de niños que sufren en este planeta. La agencia de las Naciones Unidas para la infancia, Unicef, ha contado este miércoles las duras historias de esos cuatro supervivientes, como el ejemplo de que las desigualdades, la contaminación, los conflictos bélicos, y el cambio climático y sus consecuencias tienen en los niños sus principales víctimas. "Ya están sufriendo las consecuancias del cambio climático", ha dicho la directora adjunta de Emergencias de Unicef Internacional, Miretxel Relaño.

El Comité Español de Unicef ha presentado este miércoles en Bilbao el informe "Acción Humanitaria para la Infancia 2020", en el que se recogen los resultados del trabajo llevado a cabo por esta agencia en 2019 y las previsiones para el próximo ejercicio. Los representantes de Unicef han puesto de relieve que actualmente hay más conflictos armados que en ningún otro momento desde que hace 30 años se aprobara la Convención sobre los Derechos del Niño; las guerras se prolongan y los niños viven muchos años en campos de refugiados; hay más niños que nunca desplazados por las migraciones; se detecta un aumento de enfermedades como el dengue y la malaria; y 660 millones de niños se ven ya afectados por el cambio climático.

Relaño, ha resaltado que las crisis humanitarias son "cada vez más complejas", con situaciones "combinadas de conflictos violentos en zona de riesgos naturales", con lo cual, según ha puesto de relieve, uno de cada cuatro niños y niñas vive actualmente en países donde hay emergencias naturales o conflictos armados.

En ese contexto, el presidente de Unicef en el País Vasco, Isidro Elezgarai y el resto de miembros, ha hecho un llamamiento para conseguir 3.800 millones de euros que faciliten actuar con urgencia para salvar a 59 millones de niños en 64 países del mundo en 2020, ante una situación en la que las crisis humanitarias son cada vez "más duras". Tras conseguir en el presente año un 57 % de los 3.751 millones de euros que pidió Unicef para desarrollar su labor, la agencia de las Naciones Unidas para la Infancia quiere llegar con esos 3.800 millones a 59 millones de niños. Es la cifra más alta pedida hasta ahora por Unicef. "Son tiempos excepcionales y se necesitan recursos excepcionales", ha destacado Elezgarai.

Tras indicar que España es el quinto país donante de Unicef -el primero es Japón- con 100 millones de dólares aportados el presente año, los responsables de la organización han indicado que es "habitual" que no se alcance la totalidad de la cifra demandada, aunque esperan "movilizar la mayor cantidad de fondos posible". En 2020 Unicef quiere tratar a 5 millones de niños con desnutrición severa; vacunar contra el sarampión a 8,5 millones de niños, proporcionar agua segura para beber y cocinar a 28,4 millones de personas, dar acceso a la educación a 10,2 millones de niños y ofrecer apoyo psicosocial y de salud mental a 4,5 millones de niños, entre otras actuaciones. Los representantes de Unicef han destacado que el cambio climático afecta cada vez a más niños: más de 500 millones viven en una situación de "preemergencia" en zonas con posibles desastres naturales y 160 millones de niños se ven afectados por la sequía.

Al mencionar a los países que necesitan más fondos, han citado entre otros a Siria, Yemen, Sudán del Sur y la República Democrática del Congo, lugar en el que ahora se concentra la ayuda para evitar que se propaguen a otras zonas los brotes de ébola que padece.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >